Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consejo Escolar mantendrá la Semana Taurina como lectiva

El edil de Educación aboga por relativizar el impacto en la fiesta

Una parte de los manifestantes que reclamaron una semana de toros sin clases. | PERALES IBORRA

El Consejo Escolar de Algemesí no reculará y mantendrá su propuesta de calendario en la que la Semana Taurina es lectiva, según confirmaron ayer a Levante-EMV fuentes educativas municipales. Tras una manifestación en la calle y un discurso poco conciliador por parte del colectivo que organiza los festejos, nada ha cambiado. Los niños irán a clase en horario matutino y tendrán total libertad para hacer lo que las familias quieran por la tarde.

Por el momento, no hay a la vista ninguna reunión extraordinaria del Consejo Escolar a raíz de la polémica desatada por el resultado de una votación que este año ha dado un resultado diferente. Entre tres propuestas, que la Semana Taurina fuese lectiva, que no lo fuese y que se habilitasen solo tres días festivos, la elegida fue la primera.

«Debemos relativizar la importancia de lo ocurrido», expresó el concejal de Educación, Ximo Rosell, a este diario, y añadió: «Es cierto que la decisión puede suponer un shock, de entrada, pero no es normal que si durante años su criterio ha sido bueno, ahora deje de serlo. No hay que olvidar que hablamos de un grupo de treinta personas que trabaja de forma desinteresada por mejorar la educación de nuestros jóvenes. Es gente que sabe más del tema que los políticos, que los taurinos o que cualquier otro vecino».

El edil presentó al consejo una propuesta de calendario continuista, que mantenía la festividad habitual en los días de la Semana Taurina, pero el conjunto la rechazó. «El procedimiento ha sido como el de toda la vida, pero el calendario elegido es diferente. El consejo tiene estas atribuciones específicas y, como pueblo, debemos respetar y aceptar lo que decide», subrayó Rosell.

Asimismo, insistió en que el calendario aprobado por el consejo no impedirá el habitual funcionamiento de los festejos: «Esta decisión no debería tener tanta trascendencia. Llegará la Semana Taurina y la fiesta se desarrollará como siempre. Por la mañana, cuando apenas hay actividad, los niños irán a clase. Y tendrán la tarde libre para hacer lo que sus padres quieran. Además, el que no quiera, no llevará a sus hijos al colegio, es una decisión personal. Pero no se trata de una decisión que vaya a ser crítica para la feria, que se hará con total normalidad».

«Cuestión de adaptarse»

El edil apeló, de igual modo, a la sensatez frente al discurso agorero de la Comisión Taurina, que pronosticaba graves daños para la economía local. «Es una cuestión de adaptarse. No podemos vender la imagen de que el pueblo se paraliza por completo y que todo gira en torno a la semana de toros. Esos días, las empresas están abiertas y hacen su negocio. Aquellos que quieran ir de almuerzo porque se han cogido días libres, lo harán. Las familias que quieran salir a comer o cenar, exactamente lo mismo. Aquellas que aprovechaban la festividad educativa para marcharse, ya no lo harán y consumirán en los comercios», argumentó Rosell.

Queda por ver, en cualquier caso, cuál será el próximo movimiento del colectivo de amantes de la tauromaquia, que anunció todo tipo de concentraciones hasta que el Consejo Escolar se retracte. Algo que no parece que vaya a suceder.

Compartir el artículo

stats