Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los jueces critican la dispersión judicial que afecta a Alzira y Sueca

La capital de la Ribera Alta espera que las obras del nuevo juzgado comiencen en breve

Una de las dos sedes judiciales de Sueca | PERALES IBORRA

La unificaión de sedes es uno de los principales problemas que reivindican los magistrados valencianos a través de la memoria judicial del año 2021, que también pone el foco en el "deficiente" estado que presentan algunos edificios. Unos defectos de los que no se salvan ni Alzira ni Sueca.

El informe sitúa a las dos capitales ribereñas entre las sedes judiciales afectadas por la dispersión, junto a Torrent, Llíria u Ontinyent. En algunos de estos partidos judiciales están proyectados nuevos palacios de justicia, pero estos proyectos acumulan en algunos casos retrasos en relación a las previsiones iniciales. En el caso de Sueca, la Conselleria de Justicia y Administraciones Públicas alquiló la antigua sede de muebles Casanova en Sueca, un inmueble con 1.105 metros cuadrados de superficie situado en la Ronda del Cabanyal, a 700 metros del edificio que acoge la mayoría de juzgados de la ciudad en la plaza del Convent. En estos momentos, los juzgados número 1, 2, 3 y 5 ocupan el inmueble de la plaza del Convent mientras que el 4, el destinado a los casos de violencia de género, y el 6, se sitúan en el nuevo espacio, operativo desde principios de años. Además, se han realizado diversas mejoras para frenar la precariedad de las instalaciones. Aunque para magistrados y abogados, lo ideal sería contar con un único espacio judicial, reducir el número de sedes de tres a dos supone un claro avance. Además, con una distancia menor entre ellas.

En la capital de la Ribera Alta, la solución sí será definitiva, al menos si no se altera el plan previsto. El ansiado Palacio de Justicia de Alzira, que se espera desde hace más de 25 años, pasó los últimos trámites administrativos durante los últimos meses y el objetivo del Consell era que el próximo mes comiencen las obras, que se alargarían durante, aproximadamente, dos años. La nueva sede judicial estará formada por un único edificio de 10.000 metros cuadrados que se levantará en una parcela cedida por el ayuntamiento y ubicada al final de la avenida Luis Suñer, de 4.800 metros cuadrados. Contará con cinco plantas y podrá albergar alrededor de mil personas diarias. La ciudadanía confía en que el proyecto se ejecute de una vez por todas, tras más de dos décadas de promesas.

Compartir el artículo

stats