Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos critican que Alzira aplace un acuerdo sobre riadas

El consistorio no estima urgente reclamar al Consell que presupueste la reforma del Pont de Xàtiva y la CV-50

La Federació d’Associacions de Veïns d’Alzira lamentó ayer que el consistorio alzireño rechazara el miércoles debatir por la vía de urgencia una moción del colectivo vecinal para que el ayuntamiento reclame al Consell una partida presupuestaria de 6,7 millones de 2023 para construir un nuevo Pont de Xàtiva y remodelar el enlace de las carreteras CV-50 y CV-41, obras imprescindibles para ampliar el cauce del Barranc de la Casella, origen de las frecuentes inundaciones que sufren varios barrios de Alzira. La corporación decidió no incorporar al pleno esa propuesta y postergarla para ser debatida en otra sesión extraordinario que se convocaría una vez concluya agosto. «Lamentamos que los ediles no hayan accedido a presionar a los partidos que gobiernan la Generalitat y espera que a primeros de septiembre se tome el acuerdo», replicó ayer la asociación vecinal.

Compartir el artículo

stats