Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El intenso calor eleva a más del 50 % la merma en la cosecha de caqui

"El sector está muy resentido por la campaña pasada y las circunstancias se vuelven a repetir"

Varios caquis en un árbol de Algemesí en la anterior campaña. | PERALES IBORRA

Todavía no ha empezado la campaña del caqui, pero las previsiones para los próximos meses en la comarca de la Ribera no parecen ser nada optimistas ni esperanzadoras entre el sector agrícola. En cifras, se estima que habrá una reducción del 50% de la producción prevista, según ha confirmado el Consejo Regulador de la Denominación de Origen del Kaki Ribera del Xúquer. Su presidente, Cirilo Arnandis, señala a Levante-EMV que «nos encontramos en un momento de incertidumbre que se lleva arrastrando desde la pasada campaña», por lo que, en sus palabras, se trata de «una merma muy importante que nos afectará de manera considerable al sector».

Esta notable disminución de la producción tiene su origen en las inclemencias meteorológicas, ya que a las lluvias primaverales se suman las elevadas temperaturas que se están viviendo en la comarca durante las últimas semanas y que se prevé que se prolonguen unos días más. Esta situación supone grandes pérdidas económicas para el agricultor. A modo de ejemplo, en 2021, el caqui ya sufrió daños valorados en 29 millones de euros por las lluvias, el pedrisco o las heladas en la comarca. «El agricultor está muy resentido porque la campaña de 2021 ya fue mal debido a las inclemencias meteorológicas y los problemas fitosanitarios y este año se vuelve a repetir por segunda vez consecutiva», comenta Arnandis. A ello se suman otros problemas como la falta de rentabilidad o la subida generalizada de precios, que afectan de manera notable al sector agrícola.

Desde el Consejo Regulador indican que las cifras de producción pueden ser todavía más negativas para algunos agricultores. «Es triste porque hemos estimado que en términos generales la reducción general será del 50%, pero hay labradores que solo podrán comercializar un 30% de su producción e, incluso, algunos no podrán producir caqui durante esta temporada por lo que las pérdidas o los beneficios serán diferentes dependiendo de la zona». Sin embargo, recalca que «la situación y el prestigio de esta fruta no se puede basar en la producción de uno o dos años», por lo que considera que el futuro del caqui está garantizado.

Campañas de promoción

Para hacer frente a la situación, el Consejo Regulador está trabajando en varias campañas de promoción en diferentes ámbitos. «El caqui es una fruta excepcional con mucha proyección, que ha puesto a la Ribera en el punto de mira», indica el presidente de la DO, quien añade que «el 90% de la producción que se exporta a los países de Europa proviene de la Comunitat Valenciana y, especialmente, de la comarca». Indica: «Mucha gente no conocía esta fruta y ahora es una seña de identidad».

Por ello, concluye que, a pesar de las malas previsiones, «desde el Consejo Regulador estamos trabajando para poder suministrar a los clientes un producto de calidad». No obstante, reclaman ayudas institucionales para hacer frente a los problemas que llevan arrastrando desde hace años.

Las altas temperaturas favorecen la eclosión de las temidas plagas

Uno de los objetivos del Consejo Regulador para hacer frente a la reducción de la producción del caqui en la próxima campaña es minimizar al máximo los daños ocasionados por las plagas. En 2021, las plagas ya supusieron pérdidas de ocho millones de euros en esta fruta. «Parece ser que la situación es mucho mejor que el año pasado, pero las olas de calor pueden ir acompañadas de un incremento de la presencia de plagas», un hecho que, en sus palabras, «todavía reduciría más la producción del caqui», señala Cirilo Arnandis.

Ante esta situación, tanto el Consejo Regulador como los agricultores reclaman medidas a las instituciones. En años anteriores, el sector ya mostró su malestar y preocupación frente a la expansión incontrolada de plagas y enfermedades del caqui, sobre todo del cotonet, debido a la supresión de materias activas fitosanitarias y la falta de alternativas eficaces.

Compartir el artículo

stats