Carcaixent ha renovado y mejorado los catorce parques públicos infantiles que existen en el municipio. Además, en todos ellos, se ha instalado un elemento adaptado para el juego accesible e inclusivo y, además, se ha diversificado para ampliar el rango de edad de los usuarios.

La actuación ha tenido un coste de 192.269 euros convirtiéndose en la inversión más grande en mobiliario urbano durante los últimos años. Algunas zonas de juego del municipio necesitaban una renovación urgente, ya que se encontraban en situación de deterioro bien por un mal uso o por actos de vandalismo.