Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Grabar ‘La que se avecina’ es una experiencia y un gran reto»

«Estoy muy contento de formar parte de un edificio tan emblemático», señala

El actor Álex Gadea trabaja en un nuevo proyecto. | SARA ZELVA

Tal vez al lector habitual de esta edición le resulten desconocidos los nombres de Raúl Pascual, Andrés Pereda o Mateo Medina. Pero si les hablan de Álex Gadea, actor que ha dado vida a todos ellos en distintas series, parte del público presumirá de haberlo visto correr o jugar e, incluso, intercambiar alguna palabra por las distintas calles de Alzira. Precisamente en este municipio de la Ribera es donde Gadea empezó a jugar con el teatro y la interpretación.

Su primer contactó con el público y el escenario fue en el IES José María Parra, de Alzira. Allí empezó su vinculación con el mundo del teatro, que se estrechó todavía más tras su traslado a València con 18 años, ciudad en la que estudió arte dramático. Un año después, se mudó a Madrid, donde vive actualmente. Sin embargo, Gadea cambiará de edificio próximamente y formará parte de una conocida comunidad. El alzireño es uno de los nuevos rostros que se incorporará a la temporada 13 de la serie de televisión «La que se avecina». Tras el anuncio de su fichaje, Gadea ha querido compartir algunas palabras con Levante-EMV. «Estoy muy contento de formar parte de un edificio tan emblemático, que es historia reciente de la televisión en España», señala. Reconoce que está siendo «una gran experiencia, pero, sobre todo, un reto compartir papel con actores y actrices tan conocidos».

Gadea cuenta con una larga trayectoria tanto en el mundo teatral como audiovisual. El alzireño es conocido por sus intervenciones en «L’alqueria blanca», «El secreto de puente viejo», «Toy Boy» o «Tiempos de guerra».

Su éxito es fruto de todo el trabajo y esfuerzo realizado durante años. «Me considero un privilegiado porque empecé muy pronto a trabajar, pero también sé que he peleado mucho para conseguirlo», reconoce el actor de Alzira, quien recuerda que «los inicios fueron duros, pero llenos de entrega, pasión y dedicación».

Su éxito también se ve reflejado en las redes sociales. En Twitter cuenta con más de 30.000 seguidores, mientras que en Instagram su comunidad asciende a 60.200 personas. Incluso en Facebook, sus seguidores han creado varias páginas con fotografías suyas o de los personajes que ha interpretado. «Intento llevarlo con tranquilidad y naturalidad porque es parte del oficio», afirma. Aunque a veces le gustaría pasar desapercibido, reconoce que es gratificante recibir el cariño de la gente. En su momento, Gadea también fue fan de muchos actores y actrices. En este sentido, el alzireño añade: «Nuestros compañeros y compañeras son referentes y nos nutrimos de ellos en cada trabajo que compartimos. Creo que es bonito admirar a alguien de tu entorno».

«No quiero otro oficio»

Aunque Gadea lleva bastantes años vinculado a este oficio, sabe que es difícil mantenerse. «Es el trabajo más bonito que existe y, en la pandemia, se demostró su importancia, pero hemos sufrido mucho, sobre todo, en el teatro, por lo que su resistencia creo que ha sido algo heroico». A pesar de las dificultades, al alzireño le gustaría seguir trabajando tanto en el teatro como en el mundo audiovisual durante muchos años. «Siempre que puedo, intento vincularme con el mundo teatral, pero también me gusta la intimidad que existe detrás del rodaje y compartir momentos durante varios días con el equipo que forma parte del proyecto», indica.

Tal vez sigan sin saber quién es Raúl Pascual, Andrés Pereda o Mateo Medina, pero, tras esta breve charla, seguramente hayan conocido un poco más sobre Álex Gadea. Al terminar de leer estas líneas, no olviden encender las pantallas de sus ordenadores o teléfonos para ratificar por qué el alzireño todavía tiene mucho futuro dentro del mundo de la interpretación.

«Si la agenda lo permite, regreso a Alzira»

Hace veinte años que Álex Gadea dejó de recorrer las calles de Alzira diariamente para trasladarse a Madrid. Para él, «fue un cambio muy grande, ya que pasó de vivir en una pequeña ciudad a una gran ciudad». Sin embargo, el actor sigue muy vinculado a Alzira. «Siempre que la agenda me lo permite, cojo el coche y regreso a mi ciudad», comenta. Al bajar del vehículo, su primera reacción es apreciar el olor a naranja o jazmín. Reconoce que, durante este tiempo, la ciudad ha vivido muchos cambios. «Formo parte de una generación que se criaba en las calles y jugaba en el parque o en el campo de fútbol Venecia, por lo que me siento afortunado de haber pasado mi infancia y juventud aquí», afirma. Por ello, al pasear por el municipio, Gadea siente cierta nostalgia, ya que algunos lugares a los que acudía han bajado la persiana o se han transformado. Añade: «El mundo ha cambiado y, por lo tanto, Alzira también lo ha hecho y ha sabido adaptarse». Sin embargo, en sus palabras, «es una ciudad que me gusta mucho porque es inclusiva, abierta y moderna». Entre sus cualidades, pone en valor la apuesta por la cultura. «Es una seña de identidad y forma parte de los valores y las tradiciones festivas», concluye.

Compartir el artículo

stats