Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carcaixent no logra frenar una casa de apuestas próxima a tres colegios

El local tiene el permiso de la Conselleria de Hacienda

Casa de apuestas en la avenida Germanías. | LEVANTE-EMV

La ley valenciana de regulación del juego y prevención de la ludopatía, aprobada en 2020, no ha impedido la apertura de un local de apuestas situado a menos de 500 metros de tres centros escolares en Carcaixent. La nueva normativa imposibilita la apertura de casas de apuestas situadas en un perímetro inferior de 850 metros respecto a colegios e institutos de educación Secundaria con el objetivo de reducir la exposición de las personas menores de edad a este tipo de actividades, que pueden generar adicción.

Por ello, la apertura del local, en la avenida Germanías, ha provocado cierto malestar entre las familias del alumnado de los colegios San Antonio de Padua, Ave María y María Inmaculada, que consideran que este negocio no cumple la distancia que exige la actual legislación respecto de los centros educativos. No obstante, el concejal de Territorio en Carcaixent, Lluís Candel, ha explicado a Levante-EMV que la apertura del negocio cumple con la normativa. La mercantil Tiki Taka Games SL, cadena fundada en la Región de Murcia y que cuenta con una gran presencia de locales en la comarca de la Ribera, solicitó la licencia de apertura y actividad a la Comisión de Juego, adscrita a la conselleria de Hacienda y Modelo Económico, antes de que se aprobara la nueva legislación. Por lo tanto, según la regulación autonómica, las casas de apuestas que obtuvieron la documentación en el período en el que estaba vigente la anterior normativa pueden continuar con su actividad hasta que finalice el permiso, como es el caso de este local de apuestas.

A pesar de ello, Candel comprende el malestar que se ha generado entre las familias afectadas. «El procedimiento se inició con la ley anterior y, por lo tanto, el ayuntamiento no puede hacer nada para impedir su apertura, ya que cumple con toda la normativa y, por lo tanto, tenemos que autorizarlo. En el caso contrario, estaríamos cometiendo un delito», explica el concejal. Candel añade: «La apertura me parece un desastre y no es de mi agrado. Desde el ayuntamiento no nos posicionamos a favor, pero tenemos que aceptar la ley porque el local cumple con todos los requisitos. Por lo tanto, el consistorio solo tiene competencia para velar con el cumplimiento de todas las condiciones dentro del local como puede ser el exceso de ruidos. Por el contrario, la normativa del juego depende de conselleria».

Reconoce que se trata de un tema «complicado», ya que el ayuntamiento «ha hecho todo lo posible, pero la última palabra la tiene conselleria». «Con la actual normativa, no se hubiera podido abrir este local por su proximidad con los centros escolares, pero cabe recordar que la anterior ley era diferente», indica el concejal de Urbanismo.

La legislación de regulación del juego y prevención de la ludopatía en la Comunitat Valenciana pretende reducir la exposición de los menores a la oferta de juego, sobre todo las apuestas deportivas, durante el trayecto diario de asistencia a los centros educativos para evitar la normalización de este tipo de establecimientos como lugares de ocio entre los más jóvenes.

Compartir el artículo

stats