Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alzira supera el límite de la OMS de partículas nocivas en el aire

La estación que vigila la contaminación atmosférica detecta un exceso de las llamadas PM 2,5 y PM 10, causantes de problemas respiratorios y cardiovasculares en exposiciones prolongadas

Embotellamiento en uno de los accesos de Alzira. | VICENT M. PASTOR

La calidad del aire en Alzira tiene mucho margen de mejora. Durante el primer semestre del año, la capital de la Ribera Alta superó diversos de los parámetros que recomienda la Organización Mundial de la Salud. En concreto, la presencia de micropartículas nocivas que, en exposiciones prolongadas, provocan dolencias respiratorias y cardiovasculares.

La OMS endureció en septiembre del pasado año los indicadores de calidad del aire para seis tipos de contaminantes: el PM 2,5, el PM 10, el ozono, el dióxido de nitrógeno, el dióxido de azufre y el monóxido de carbono. En el caso del dióxido de nitrógeno, se fijó la mayor reducción, al pasar de una media anual de 40 microgramos por metro cúbico a 10. Este gas puede provocar problemas en el aparato respiratorio y se asocia al uso de vehículos a motor, tanto de diésel como de gasolina. Las reducciones son también importantes en el resto de parámetros.

Como ya informó Levante-EMV, un estudio autonómico cifraba que la contaminación que emana de los automóviles representaba el 20 % del total de las emisiones de gases de efecto invernadero. Un repaso los datos recogidos por la estación de calidad ambiental instalada en Alzira apuntan de nuevo al uso de los vehículos motorizados como responsables de buena parte de la contaminación.

Los registros de la estación de Alzira de la Red de Vigilancia y Control de la Contaminación Atmosférica muestran que superó durante el primer semestre del año la media establecida por la OMS para las PM 2,5 y PM 10. Las nuevas directrices fijan en cinco las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras de diámetro (PM 2,5). La estación de medición alzireña solo muestra datos de veinte días en seis meses. Tan solo dos de estos veinte estuvo por debajo de dicho umbral. En el caso de las partículas más grandes, las PM 10, el tope establecido por la OMS se sitúa en 15 microgramos por metro cúbico. El promedio en Alzira durante el primer semestre se situó en 17,5 microgramos, dos por encima del límite. Se registraron, asimismo, picos de hasta 37, más del doble de lo que recomiendan las autoridades sanitarias.

Nitratos, amoníacos u hollín

El PM , es un indicador representativo de la calidad del aire muy común, y considerado, junto al PM , el más perjudicial para las personas. Los principales componentes de ambos son nitratos, amoníacos, hollín o el cloruro de sodio, entre otros; la diferencia entre el PM. y el PM es que las partículas del primero son más pequeñas, por lo que son más peligrosas por la posibilidad de que atraviesen la barrera pulmonar y entren en el sistema sanguíneo. La exposición crónica a este tipo de partículas que flotan en el aire se traduce en un incremento del riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como cáncer de pulmón.

Las directrices que establece la OMS no son de obligado cumplimiento para los países. Sin embargo, el organismo defiende que, de cumplirse estos nuevos límites, podrían evitarse alrededor del 80 % de las muertes que se atribuyen a la exposición a las PM 2,5 en todo el planeta.

Por debajo en NO2 aunque con picos muy elevados

Alzira registró durante el primer semestre del año una media de 9,6 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno, ligeramente por debajo del nuevo límite que ha establecido la OMS, situado en 10. Con todo, se han detectado algunos picos que soprepasan con creces el nuevo umbral. A pesar de que los datos de la conselleria de Emergencia Climática no ofrecen mediciones de todos los días, se pueden contabilizar 37 en los que la ciudad superó la barrera de los 20 µg/m³. Sin embargo, con el límite anterior, todos los días estarían dentro de lo aceptado por las autoridades sanitarias.

Compartir el artículo

stats