Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcohol y la cocaína generan el 57 % de las consultas por adicciones en la Ribera

La UCA atiende el último año a 384 nuevos pacientes, con una media de 30 nuevos casos al mes

Restos de botellón en una imagen de archivo. | LEVANTE-EMV

La Unidad de Conductas Adictivas del Departamento de Salud de la Ribera ha atendido a una treintena de pacientes mensuales durante 2021, lo que supuso un total de 384 personas a lo largo del pasado año. Fuentes del departamento reconocen que «los datos se han mantenido estables, por lo que se han producido pocas variaciones respecto a otros años».

El problema principal por el que los pacientes acuden a la UCA es el consumo de alcohol, con un 30% de solicitudes, seguido por el consumo de cocaína (27%) o la combinación de ambas (7%). El cannabis es otra de las sustancias más consumidas (21%), junto a la heroína (9,4%), el tabaco (3,4%) y el crack (1,6%). En el 2020, el 29% de los usuarios también acudieron a la unidad por problemas de alcoholismo. La demanda de ayuda por alcohol sufrió un leve incremento en 2019 con un 33,2% de pacientes, seguido por el consumo de cocaína, con un 24,6%.

El 53,1% de los pacientes, es decir, unas 200 personas solicitaron por primera vez esta asistencia en 2021, mientras que el 46,9% restante ya había acudido hacía más de seis meses y había abandonado el tratamiento. En este sentido, las cifras han sufrido algunos cambios respecto a 2020, ya que el 53% ya había recibido tratamiento previo, mientras que el 42% nunca habían pedido ayuda por ningún tipo de adicción.

Respecto al perfil del paciente, el 73,4% eran hombres, mientras que el 26,6% fueron mujeres. De ellos, el 66,4% de los casos oscilaban entre los 35 y los 64 años, situándose en una media de 41 años (la edad media en 2019 era de 40,38 años).

El 63% tienen hijos

El año pasado, el 45,6% de los pacientes eran personas solteras, mientras que el 35,4% estaban casadas o con pareja y el 18% restante estaban separados o divorciados. En 2020, el 39% eran solteros, frente al 31% de personas divorciadas o el 29% con pareja.

La mayoría de asistentes de la UCA tenían hijos, en concreto, un 63%, es decir, tres puntos menos que en 2020, con un 60%, y cinco puntos por debajo que en 2019, cuando había un 65% de personas con descendencia. Por otra parte, el 4% de las mujeres afirmaba estar embarazada.

En cuanto a la vía de acceso, en 2021, el 59% acudía por iniciativa propia (el 64,7%, en 2019), mientras que el 16% fueron derivados de Atención Primaria, Urgencias y el Hospital (11,7%, en 2019). Por último, el 12,5% de los casos provenían de Servicios Sociales y el 5,5% tuvieron acceso a través de amigos y familiares (3,8%, en 2019).

Desde el Departamento reivindican que «las cifras han sido similares durante los últimos años, por lo que la pandemia no ha supuesto un incremento de casos».

La UCA está ubicada junto al Centro de Salud de Alzira y está formada por un equipo multidisciplinar de profesionales, entre los que se encuentran una médica de consultas adictivas, un psiquiatra, dos psicólogos, una enfermera y una auxiliar de enfermería. Los pacientes reciben un seguimiento a nivel individual, pero también asisten a grupos terapéuticos y obtienen apoyo familiar.

Compartir el artículo

stats