"Se prohíbe con carácter general la celebración de espectáculos públicos en los que participen animales". A pesar de que el consistorio de Sueca ya había dado el paso el pasado mes de mayo al denegar la autorización para la celebración de festejos taurinos durante la semana de fiestas, la prohibición ahora también queda reflejada en la nueva ordenanza municipal de animales de compañía.

La legislación contempla "excepcionalmente" la utilización de animales en la localidad "atendiendo a razones educativas, de sensibilización y promoción de una tenencia responsable de animales y siempre que quede acreditada la seguridad ciudadana, la protección, la ausencia de dolor o sufrimiento y el debido respeto a los animales participantes". En este sentido, será el propio consistorio quien autorice la celebración mediante el informe favorable del técnico competente en bienestar animal.

De esta manera, el ayuntamiento considera infracción muy grave la celebración de espectáculos u otras actividades en las que el animal "resulte dañado o sea objeto de tratamientos indignos". Los ingresos de estas infracciones, según la ordenanza, se destinarán a actuaciones que tengan como objetivo la protección de estos seres.

El alcalde de la localidad, Dimas Vázquez, ya había reconocido a este diario que, a pesar de que se habían realizado actos taurinos en años anteriores, "la sociedad evoluciona y, por lo tanto, la mentalidad y la sensibilización de la gente cambia". La ausencia de una legislación municipal en materia animal comportó que el primer edil tuviese que consultar con el resto de formaciones la concesión de la autorización.

En la ordenanza, el consistorio pone de manifiesto que "todo animal tiene derechos". Por ello, las autoridades velarán para "fortalecer la empatía hacia otros seres vivos y la educación colectiva en aquellos valores que nos conducen hacia una sociedad mejor".

La ordenanza entrará en vigor en los próximos días tras ser sometida a una consulta popular entre el vecindario.

Censo de animales

La localidad contará también con un censo de animales de compañía, que se actualizará constantemente. De esta manera, los animales que residan en la localidad deberán estar "obligatoriamente" inscritos en un plazo máximo de tres meses. El archivo incorporará un subregistro que englobará a las mascotas potencialmente peligrosas.

En la legislación también se indican las condiciones básicas de mantenimiento de los animales y las sanciones establecidas por no limpiar los excrementos o los restos de orina. Además, las personas propietarias de animales potencialmente peligrosos deberán cumplir unos requisitos establecidos en la ordenanza.