Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inflación deja desiertas subastas de obras municipales en Alzira

Ocho empresas concurrieron a la climatización del Casal Joven tras aumentar un 30 % el presupuesto

Interior del Casal Jove, con los trabajos de instalación del suelo radiante ya iniciados. Ayto. Alzira

 Ninguna empresa ha concurrido a la licitación convocada por el Ayuntamiento de Alzira para adjudicar las obras de mantenimiento de l’Anell Verd, una ronda ciclopeatonal que ya bordea gran parte del casco urbano, por lo que el consistorio se dispone a realizar una nueva valoración al alza y convocar un segundo concurso con un precio de salida superior. Es la segunda vez que ocurre en los últimos meses. Los trabajos de instalación del suelo radiante en el Magatzem de Cucó, un inmueble municipal en proceso de rehabilitación para convertirlo en el Casal Jove, que además albergue dependencias para dinamizar la vida en el barrio de Caputxins, tampoco se pudieron adjudicar en la primera licitación. Tras aumentar un 30 % el tipo de salida, ocho empresas presentaron oferta y estas obras están ya actualmente en fase de ejecución.

La declaración de dos licitaciones desiertas es consecuencia del aumento de precios generalizado que se ha producido en los últimos meses, con la guerra en Ucrania como telón de fondo, según confirma el concejal de Gestión Económica y Empleo, Albert Furió. “Desde que se estima el precio de una obra o servicio y se lanza a través de la oficina de contratación hasta que se adjudica el contrato transcurren dos o tres meses, según el tipo de proyecto”, relata el edil, mientras señala que en la actual coyuntura inflacionista la estimación de coste se desfasa en este período0.

En el caso del Casal Jove, recordó, la primera licitación para instalar el sistema de climatización por suelo radiante tenía un precio de salida de 100.000 euros y se tuvo que declarar desierta al no presentar oferta ninguna empresa. El ayuntamiento actualizó precios y volvió a sacar las obras a concurrso con un presupuesto de 130.000 euros, si bien finalmente se adjudicaron por 105.000 euros.

La situación se ha repetido este verano con el contrato para adjudicar las obras de l’Anell Verd, tras aprobar una memoria denominada formalmente de mejora paisajística y social para la adaptación al cambio climático de esta infraestructura periurbana. El importe del contrato se había estimado en 50.000 euros y las empresas podían presentar ofertas hasta el 29 de julio, aunque la licitación no despertó el interés de ninguna. El gobierno municipal se dispone a actualizar precios para volver a sacar a concurso el contrato tras declararlo desierto.

Albert Furió admite que el actual escenario inflacionista “tensa cualquier contrato” y que, si bien las subastas declaradas desiertas son los casos más llamativos, también “es posible” que en alguna obra ya contratada haya que recurrir a alguna modificación.

Compartir el artículo

stats