Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El título más amargo para Campos Racing

La escudería alzireña ve empañada la consecución del campeonato de pilotos de la Fórmula 4 española con la descalificación de todos sus bólidos en Navarra

Nikola Tsolov firmó un pleno de triunfos en Spa. Levante-EMV

Un título es siempre motivo de alegría, aunque el contexto en el que se consigue no siempre garantiza la mejor de las celebraciones. Estos deberían ser días de felicidad total y absoluta para la escudería alzireña Campos Racing. Pero no pueden serlo. Al menos del todo. Su piloto Nikola Tsolov es ya campeón de la Fórmula 4 española tras firmar una temporada brillante, sin embargo, la descalificación de sus seis vehículos en la prueba disputada en el Circuito de Navarra deja un sabor agrio en un momento que debería ser solo dulce.

Lo dicho. La campaña para la estructura ribereña es para enmarcar. Al trazado navarro llegaba con Tsolov como líder al sumar una decena de victorias y 286 puntos. Además, su compañero de equipo Hugh Burter ejercía como fiel escudero en la segunda plaza de la clasificación, con un balance de tres triunfos y cinco podios. Si a eso se suma el quinto puesto general de Georg Kelstrup y varios podios de Manuel Espírito Santo, así como algunos puntos más, Campos Racing se plantaba en Navarra con 139 puntos de ventaja sobre la segunda escudería.

Pero el desarrollo de las carreras no fue el esperado. O más bien, en los despachos. La dirección de carrera descalificó a los seis monoplazas de Campos Racing de la primera y segunda carreras “debido al montaje de unas rejillas en los pontones laterales para evitar la entrada de suciedad que pueda dañar los radiadores”, manifestó en su momento. A lo que añadió: “Los pontones son considerados de categoría 1 en la parts classification list por lo que no se pueden modificar, bajo ningún concepto”.

Una interpretación de la norma que no gustó nada en la escudería afincada en Alzira. “Los comisarios realizaron una incorrecta interpretación del reglamento técnico pues dichas rejillas no suponían ninguna mejora en lo que a rendimiento se refiere y es una medida preventiva adoptada en otros campeonatos para evitar posibles incidencias a nivel mecánico”, alegó el equipo ribereño, que presentó formalmente una reclamación a la organización.

A falta de que prospere o no su demanda, lo cierto es que esta desafortunada situación no empaña la actuación de Campos Racing en la Fórmula 4. Solo queda redondear la temporada con un título de constructores, que tiene el alcance de su mano. En un mes, en Barcelona.

Compartir el artículo

stats