Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de Tous pagarán el doble por la tasa de la basura que los de Sant Joanet, Manuel o Benicull

El importe del recibo medio aumentará el próximo año cinco euros en el consorcio Ribera-Valldigna con una tarifa máxima de 109,13 €

Planta de selección de residuos de Guadassuar en una imagen de archivo. Perales Iborra

Los vecinos de Tous volverán a pagar el próximo año la tasa más elevada por el tratamiento de la basura, según la estimación de tarifas para 2023 que recoge la ordenanza fiscal aprobada el jueves por unanimidad en el pleno del Consorcio de Residuos Ribera-Valldigna, que prevé un incremento de algo más de cinco euros en el importe medio de la tasa respecto del año anterior hasta situarlo en 71,53 euros aunque, como en años anteriores, la tasa presenta oscilaciones más que considerables en función del volumen de residuos que la planta de tratamiento de Guadassuar ha recibido de cada municipio en el último año. El recibo de 109,13 euros que se girará a las familias de Tous duplica el importe que pasará al cobro en Sant Joanet, Manuel o Benicull, los tres municipios del consorcio con las tarifas más económicas, 46,27, 51,04 y 54,45 euros, respectivamente.

La tasa subirá el próximo año en 43 de los 51 pueblos de la Ribera y la Valldigna que integran el consorcio, mientras que se reducirá en los otro ocho a pesar de que las 133.238 toneladas que entraron en la planta entre septiembre de 2021 y agosto de 2022, el período que se utiliza para el cálculo estimativo de la tasa de 2023, representan 2.000 toneladas menos que el año anterior. El aumento de los costes de tratamiento, en particular de la energía, pero también el valor volumen de residuos gestionados en los ecoparques justifican el aumento del importe medio de tasa.

Gavarda registra el mayor repunte

El mayor repunte de los recibos se localiza en Gavarda, donde la tasa aumentará 14,35 euros hasta alcanzar los 78,11 €, mientras que los vecinos de Sant Joanet pagarán hasta 10,60 euros menos que el año anterior, según la estimación realizada por el consorcio, que aún puede registrar pequeños ajustes. Otros repuntes importantes son los que se aplicarán a los recibos de Sellent (+13,06 €) o Riola (+11,87), mientras que la tasa de Tous aumentar en 11,68 euros respecto del año anterior, cuando ya era la más elevada.

El presidente del Consorcio de Residuos, Voro Montañana, explicó que por primera vez se contempla un precio bonificado para aquellos municipios que ya han instaurado la recogida selectiva de materia orgánica, que se ha fijado en 74 euros por tonelada que llega a la planta de Guadassuar, frente a los 102 euros de aquellos en que la orgánica todavía se deposita junto a la fracción resto. El consorcio apuesta por recompensar a los municipios que, siguiendo las directivas estatales, autonómicas y europeas, ya recogen de forma separada con esta bonificación próxima al 30 %. Montañana comentó que, del volumen de 133.000 toneladas tratadas, la recogida selectiva de materia orgánica apenas representa un 1 % ya que no llega a 1.200 toneladas anuales y también advirtió que llega con una cantidad de impropios elevada. “Hasta que no entren en juego las grandes ciudades, esa recogida selectiva no será significativa”, señaló Montañana, que no obstante destacó que gracias al trabajo que se realiza en la planta de Guadassuar el consorcio cumple las expectativas por lo que a los objetivos de generación de rechazo respecta.

Incentivos

Montañana señaló que, aunque no sea una competencia del consorcio, se va a incentivar también a partir de enero la recogida selectiva de orgánica del mismo modo que se ha incentivado el uso de los ecoparques con bonificaciones que no dudó de califica de éxito. “Lo que se aporta a los ecoparques también es recogida selectiva en origen y disminuye las toneladas que entran en la planta”, recordó.

El presidente también recordó que la tasa no es un impuesto sino que financia los gastos ocasionados por el tratamiento de los residuos. Con el objetivo de paliar el encarecimiento de la energía, Montañana indicó que se está estudiando “la instalación de más placas fotovoltaicas en el techo del Complejo de Valorización de Residuos de Guadassuar para reducir los costes de energía y seguir apostando por la energía limpia y renovable.” La asamblea también aprobó por unanimidad el presupuesto del consorcio, que asciende a 17,5 millones de euros.

Por otra parte, el director general de Calidad y Educación Ambiental de la Generalitat Valenciana, Joan Piquer, adelantó que en el nuevo presupuesto de 2023 se destinarán unos 3 millones de euros en ayudas y subvenciones para que los municipios que recojan de forma separada la materia orgánica, ya sea a través del quinto contenedor marrón o la puerta a puerta entre otras tipologías de recogida.

Estas nuevas subvenciones ayudarán, en la misma línea que el Consorcio Ribera i Valldigna, a abaratar los costes de recogida de biorresiduos y a mejorar los índices de recogida y de recuperación de residuos para cumplir con lo establecido en la legislación europea que busca reducir el material de rechazo al 10% antes de 2035. 

El gerente del Consorcio Ribera-Valldigna, Ángel Rodríguez, aprovechó la asamblea para informar a los municipios de las repercusiones del nuevo impuesto estatal de residuos en vertederos de la Ley 7/2022, que entrará en vigor el próximo 1 de enero. A partir de los registros de entrada del complejo de valorización de residuos, el equipo técnico del consorcio facilitó estimaciones de la cuantía del impuesto que deberán pagar los municipios por cada tonelada de residuos eliminada en vertederos.

“Con el consenso de todos los miembros, el consorcio tramitará una queja formal al Ministerio de Transición Ecológica y a la Generalitat Valenciana porque este nuevo impuesto no recompensa a las entidades de residuos que se esfuerzan en recuperar los residuos como nosotros”, explicó el presidente del Consorcio . “En nuestra planta de tratamiento y valorización de residuos ya recuperamos el 70% de los residuos, y no es justo que esta nueva ley no recompense este esfuerzo de todos los municipios del Consorcio”.


Compartir el artículo

stats