Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inversión social avanza en la Ribera y se dispara en Cullera

La localidad turística designó 307 euros por vecino en 2021 a políticas destinadas a los sectores más desfavorecidos, el mayor gasto entre las ciudades españolas de más de 20.000 habitantes

Vista de Cullera desde la montaña, con viviendas en primer plano, apartamentos en segundo y el mar de fondo. Perales Iborra

Las políticas de bienestar ciudadano han ganado terreno a pasos agigantados en los últimos años. Aunque hay ciudades para las que es una prioridad mayor. El último estudio elaborado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales de España sitúa a Cullera al frente de la inversión por habitante en este área de entre todas las ciudades con un censo superior a las 20.000 personas.

La asociación recaba cada año los datos oficiales del Ministerio de Hacienda y elabora un informe en el que evalúa la inversión municipal en servicios sociales en el conjunto del Estado. Cullera es la ciudad que sale mejor parada, pues el año pasado destinó una media de 307 euros a este propósito. Un esfuerzo en un ejercicio en el que era más necesario, si cabe, que nunca, ya que la pandemia amenazaba con agravar las estrecheces económicas entre la población más vulnerable.

El gobierno local siempre ha presumido de tener un compromiso férreo para poner a las personas en el centro de las políticas públicas. Y los datos así lo corroboran. Los 307 euros por habitante destinados a programas sociales de 2021 representaron el 19,7 % de su presupuesto. Es decir, uno de cada cinco euros. Además, la cifra se ha incrementado progresivamente con el paso de los años. Sin ir más lejos, la misma asociación situaba a Cullera como el cuarto municipio de España que mas invertía en servicios sociales en el año 2018 y el primero en la Comunitat Valenciana con un gasto de 240,90 euros. Ahora es líder a nivel nacional.

El dato contrasta de forma sorprendente con el de Algemesí. De acuerdo con las cifras de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales de España, en 2021 el promedio inversor del consistorio en acciones sociales fue de 55 euros por habitante (casi seis veces menos que Cullera). O dicho de otro modo, destinó a dicho cometido el 7,1 % de su presupuesto municipal. Esto supone estar muy cerca de los ayuntamientos considerados «pobres», ya que el informe sitúa el umbral de la pobreza social en un gasto menor a los 52,12 euros por habitante. Cantidad que representa el 60 % de la mediana de gasto de los ayuntamientos mayores de 20.000 habitantes (86,86 euros).

Sueca también se sitúa entre las veinte ciudades españolas que más invierte en promoción social. El pasado fueron 207 euros por habitante, lo que representa el 18,2 % de su gasto anual. Representa, además, el segundo mejor dato valenciano, por encima de los 198 euros por habitante de Quart de Poblet. La capital de la Ribera Baixa se sitúa por encima de referentes provinciales como Soria (190), Donostia (175) o Cádiz (160).

Excelencia para Alzira

La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales de España también destaca la inversión realizada en Alzira, si bien es cierto que se sitúa por debajo de Cullera y Sueca. En concreto, destinó 118 euros por habitante, un 12,1 % de sus cuentas. Sin embargo, el informe sitúa a la capital de la Ribera Alta entre las ciudades que alcanzan la excelencia social. Para ello se deben reunir cuatro criterios: haber superado los 100 euros por habitante en el año 2021, que el presupuesto de 2022 no redujera dicha cantidad, que el gasto social representase al menos el 10 % del presupuesto total no financiero y que su portal de transparencia incluya un desglose presupuestario en el que se detalle la inversión social. 

Por último, Carcaixent alcanzó el año pasado un gasto medio en promoción de acciones sociales de 156 euros por habitante, por detrás también de Cullera y Sueca. Una cuantía que equivalía al 16,6 % de su presupuesto.

Compartir el artículo

stats