El alcalde de Sueca y la concejala de Medio Ambiente, Carmen Pérez, se han reunido con una empresa especializada en la implantación de arrecifes artificiales sumergidos en el mar con el objetivo de buscar soluciones alternativas al problema de la erosión que sufren sus playas. El ayuntamiento de la capital de la Ribera Baixa comparte con otros muchos municipios del litoral mediterráneo la opinión de que los trasvases de arena que se han desarrollado hasta ahora no ofrecen soluciones idóneas y buscan iniciativas que garanticen una mayor estabilidad.

Pérez defiende que la regresión que sufre la costa necesita de soluciones urgentes. "Lo que de verdad nos gustaría es que, desde la demarcación de Costas, atendieran nuestra petición de instalar escolleras fijas que contribuyeran a aminorar esa erosión. Mientras llega, debemos continuar trabajando y buscando soluciones alternativas, dentro de nuestras posibilidades, como son estos arrecifes movibles realizados a base de mallas y arena", ha explicado la concejala.

Múltiples gestiones

Otra de las ventajas de estos arrecifes es que, al ser movibles, pueden desplazarse en función del lugar en el que se consiga el resultado más idóneo, siendo también muy fácil su retirada. El alcalde de Sueca, Dimas Vázquez, ha señalado que, desde que se inició la legislatura, y tras la experiencia vivida con el temporal Gloria y sus graves consecuencias, se han realizado todo tipo de gestiones, tanto con la Universidad Politécnica como, en este caso, con una empresa privada que cuenta con experiencia en la implantación de este tipo de soluciones que eviten la erosión de las playas y, en el caso de temporales, que el agua llegue a la costa con tanta fuerza.

El alcalde asegura que el ayuntamiento va a que “seguir trabajando para determinar si esta solución es factible; y, al mismo tiempo, continuará realizando gestiones con la Demarcación de Costas para estudiar la viabilidad de implantar este tipo de escolleras en nuestra costa, invitando también a alcaldes de ciudades que tengan el mismo problema. No vamos a desestimar ninguna solución que pueda ser viable, tanto operativa como económicamente, con el único objetivo de que nuestras playas conserven la mayor cantidad de arena posible ante la regresión que sufren”.