Gancheros en el Alto Tajo, nabateros o almadieros en Aragón y Navarra, «raiers» en Catalunya y «maeros» en el Xúquer. La práctica milenaria del transporte de troncos a través de los ríos es desde ayer Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. El Comité Intergubernamental para la Salvaguarda del Patrimonio aprobó en la convención de Rabat (Marruecos) la inclusión de la candidatura de las maderadas, y con ellas la de Antella y Cofrentes, en la Lista Representativa de la Unesco. La Associació Cultural de Maeros del Xúquer formaba parte de una candidatura internacional que agrupa a cerca de cuarenta colectivos de España, Austria, República Checa, Alemania, Letonia y Polonia.

«Este reconocimiento pone a Antella en el mapa del mundo, es un salto meteórico, una catapulta porque va a servir para que se cuiden mejor nuestros ríos, que la gente se sienta orgullosa de la tierra que habita y para que estas técnicas y la relación del hombre con la naturaleza se transmita a las nuevas generaciones y perdure», comentaba ayer un eufórico Leo Part, presidente de la asociación de «maeros», que no dudaba en señalar que «no había mejor forma de celebrar el décimo aniversario de la asociación que obtener la declaración de la Unesco».

«Este reconocimiento supone un salto meteórico y va a servir para que se cuiden mejor nuestros ríos»

El concejal de Cultura y Turismo en el Ayuntamiento de Antella, Juan Antonio Tovar, por su parte, destacó que se trata de un municipio con un patrimonio cultural «tremendo» y que el reconocimiento internacional obtenido por la «maerà» va a suponer «un enorme impulso para la marca turística Antella que en los últimos años ha sido degrada por la masificación» de l’Assut. Tovar felicitó tanto a la asociación local como a las personas que han mantenido viva esta práctica en Cofrentes, municipio que también cuenta con tradición ganchera.

Riqueza patrimonial de Antella

«Tenemos un poblado del bronce, un poblado íbero con unas dimensiones que nos permiten afirmar que todavía nos queda algo que decir en la historia de la península en cuanto se empiece a excavar y del que todavía está visible todo el recinto defensivo; estamos en trámite de declarar como Bienes de Relevancia Local dos hornos de cal y tenemos una torre árabe del siglo XII en la que acabamos de estrenar una iluminación nocturna. Tenemos la obligación de dar a conocer toda esta riqueza patrimonial y no cabe duda de que la declaración de la Unesco nos dará un impulso que, esperamos, sea significativo», indicó Tovar.

Leo Part explicó que las entidades españolas que forman parte de la candidatura celebrarán mañana sábado en la Pobla de Segur (Lleida) este reconocimiento y que está previsto que a las 11,30 horas las campanas de todos los municipios con tradición ganchera repiquen a la vez. Part indicó que el Ayuntamiento de Antella tiene previsto realizar una celebración propia el próximo mes de enero con representantes de las instituciones valencianas.

La Associació Cultural de Maeros del Xúquer recuperó en abril de 2012 la tradición milenaria del transporte de maderas a través de cauces fluviales con la celebración de la fiesta de la «maerà», que se ha repetido cada mes de julio con el descenso de hasta diez toneladas de madera mediante el sistema de flotación de piezas sueltas. Este año se celebra por tanto el décimo aniversario de la recuperación de esta práctica en la Ribera.