La transformación de una inmensa parcela situada junto a uno de los barrios más degradado de Alzira en un moderna zona urbana que integrará viviendas bioblimáticas de promoción publica está cada vez más cercana. El ayuntamiento impulsa la construcción de las primeros 50 pisos que se alquilarán por menos de 500 euros al mes. El bloque se ubicará junto al nuevo eje local de seguridad, que permitirá situar al fin en terrenos no inundables la nueva base de la Policía Local, las instalaciones de Protección Civil y el parque comarcal de bomberos.

Alzira alquilará las primeras 50 viviendas del barrio bioclimático por menos de 500 euros

Las nuevas viviendas se adaptarán a la temperatura, humedad, radiación solar, vientos, y topografía del lugar para aprovechar y controlar todos esos factores y ofrecer el máximo confort térmico. El objetivo es el ahorro energético y la eliminación de huella de carbono. Los aislantes se montarán con materiales naturales en un proceso constructivo sostenible. Cada uno de los pisos generará más energía de la que consume y, por tanto, no pagarán la luz.

La tipología de las viviendas que saldrán en alquiler será variada: tendrán una, dos o tres habitaciones y hasta 75 metros cuadrados de superficie útil. En ningún caso se trata de viviendas sociales. Podrán optar a ellas las familias, parejas o ciudadanos que acrediten unos ingresos mínimos y aporten garantías de que la suma de los sueldos que perciban sea igual o inferior al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM).

Alzira alquilará las primeras 50 viviendas del barrio bioclimático por menos de 500 euros

El alquiler no se restringe a los alzireños. Podrá optar a él cualquier ciudadano español o europea y los extranjeros que fijen en la vienda alquilada su residencia permanente. El gobierno alzireño pretende con esa promoción reducir el déficit de vivienda de alquiler en un momento de máxima demanda. Una vez se conozca el número de interesados, se adaptarán los pisos disponibles a la tipología que más se reclame. Las reservas se pueden tramitar a través de la web mubicipal.

Convenio público-privado

El ayuntamiento y la Generalitat cederán la construcción de las viviendas a una empresa privada, que se encargará de gestionar los alquileres durante el tiempo de concesión que se determine y, una vez concluya ese plazo, los pisos pasarán a formar parte del parque público de vivienda. El edificio será entonces de propiedad municipal.

Esa iniciativa es el resultado del desarrollo de la propuesta ganadora del concurso EUROPAN 16, al que concurrió Alzira con éxito. La manzana que acogerá las viviendas bioclimáticas se emplaza entre la calles Masalavés y Pare Pompilio. Cada uno de los cinco edificios se configura en torno a un gran patio y se abre en una de sus esquinas. Las plantas bajas quedan libres, resguardando las viviendas de posibles inundaciones. La vegetación y el espacio libre urbano definirán la macromanzana. Se aprovecharán los espacios de sombra bajo las edificaciones, incorporando zonas de estancia y láminas de agua con usos recreativos.

Alzira alquilará las primeras 50 viviendas del barrio bioclimático por menos de 500 euros

El patio tendrá la consideración de jardín interior. El espacio perimetral se utiliza a veces como galería de acceso, otras como terrazas y en ocasiones como galería interior de las viviendas. Estos espacios permiten múltiples combinaciones de usos, desde los más sociales a los más privados.

La estructura principal se realizará con paneles prefabricados de madera contralaminada de altas cualidades ecológicas. Los forjados serán de hormigón con aligeramientos interiores a base de material reciclado. Esta solución consigue ahorros muy sustanciales de hormigón.

La decisión de utilizar unas cubiertas ajardinadas tiene ventajas de impacto visual y también beneficios en aislamiento térmico y acústico. Además, proporciona un sistema de captación y almacenaje de agua de lluvia para usarse en el riego. Y se proponen también estructuras ligeras a modo de invernaderos comunitarios.