Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alzira logra dar licencias de obra en 45 días

La multinacional Panattoni, que buscaba terrenos en l’Horta, se decantó por El Pla alentada por la rapidez burocrática

Soilar que acogerá la nave logística de Panettoni. PASCUAL FANDOS. ALZIRA

El Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Alzira ha conseguido reducir el trámite de las licencias de obra a límites desconocidos en ciudades de su tamaño. Hoy se entregan en un mes o mes y medio, un periodo de tiempo que es de récord si se compara con las largas esperas que se acumulan en la capital autonómica, València, donde no resulta extraño que tarden dos años en concederse. Esta agilidad permite atraer inversiones a Alzira. Uno de los últimos ejemplos lo representa la multinacional italiana Panattoni, cuya central logística se levantará en el parque industrial El Pla de la capital de la Ribera Alta gracias a las garantías de rapidez que se le ofrecieron.

La Concejalía de Urbanismo atribuye la agilidad en la tramitación de los expedientes al modelo «de racionalización» implantado por el equipo técnico. Son los propios profesionales del departamento los que se ponen en contacto con los autores del proyecto que pretende aprobarse para comunicarles cualquier deficiencia o defecto que puede ser subsanable para que sea corregido sin esperar a los habituales canales burocráticos de notificación que alargan el proceso al requerirse informes tanto arquitectónicos como administrativos que retrasan mucho los expedientes.

«Somos nosotros los que estamos al servicio del administrado, nuestra misión es tratarlo como un cliente y el objetivo es ofrecer una respuesta rápida para que, si la obra cumple la legislación, pueda concederse la licencia en un tiempo razonable», señalan fuentes del departamento municipal de Urbanismo.

El Ayuntamiento de Alzira tramita cada año miles de licencias de obra. No todas son igual de complejas. La mayoría corresponden a intervenciones menores, pero otros muchos expedientes son más espinosos. «No hay secretos. Hay que desterrar las extravagancias o las arbitrariedades; se trata de aplicar la ley y de facilitarle las cosas al administrado si cumple las normativas que son aplicables en casa caso», destaca la regidora responsable de Urbanismo, Sara Garés.

La concejalía ha logrado mejorar en pocos años la gestión de un área muy sensible que siempre ha estado rodeada de mucha polémica. Tras el cambio de modelo, que desterró la política de grandes promociones urbanísticas que implantó el PP, Garés ha logrado rebajar de manera considerable la tramitación de los expedientes y potenciado un modelo de desarrollo más sostenible.

Ingreso millonario y mucha inversión

La llegada de la multinacional italiana Panattoni no solo va a permitir un abultado ingreso en las arcas municipales por la licencia de obras, que algunas fuentes sitúan en torno al millón de euros, sino que también garantiza una gran inversión en las obras de construcción de la central logística que va a construirse en el polígono El Pla y, más tarde, contrataciones de personal para las naves.

Compartir el artículo

stats