Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las taras y el retraso de la reforma del parque abren la polémica en Algemesí

El ayuntamiento aplicará penalizaciones si las obras no están finalizadas el 20 de diciembre

La errata cambia la «z» de Domínguez por una «x». | LEVANTE-EMV

Las obras de remodelación del parque Salvador Castell de Algemesí arrancaron con polémica y acabarán del mismo modo. El Partido Popular cargó ayer contra el gobierno municipal por el retraso en la ejecución y por lo que valoró como una «pifia monumental» consistente en una errata en el apellido del periodista y escritor local Martí Domínguez Barberá, al que se quería homenajear en un reloj de sol que, según los populares, obligará a sustituir la pieza de acero cortén sobre la que se ha grabado su nombre «al completo».

«Estas obras se iniciaron en enero de 2022 y tenían una previsión de ejecución de 6 meses. Tal era el retraso, que el ayuntamiento tuvo que recepcionar deprisa y corriendo parte de la obra para poder montar las casetas de la semana taurina. Dado que estaba sin finalizar, se produjeron multitud de caídas, algunas de ellas acabaron en urgencias con lesiones como esguinces o fracturas.A fecha de hoy todavía no están finalizadas. A estos incumplimientos reiterados por parte de la empresa, se suman las malas calidades, la mala ejecución y los sacrilegios medioambientales», denuncia el PP, que también muestra su sorpresa por la utilización de tapas alcantarillas con el nombre del Ayuntamiento de València, «bancos colocados al revés o multitud de tierra que genera tanto polvo que impide a los vecinos abrir las ventanas».

La alcaldesa de Algemesí, Marta Trenzano, admitió la demora en la finalización de la obra, que atribuyó a las persistentes lluvias de la primavera y en la actualidad al desabastecimiento de materias primas como la madera aunque, en cualquier caso, señaló que se ha emplazado a la empresa a finalizar los flecos que quedan pendientes antes del 20 de diciembre con la advertencia de que se aplicarán penalizaciones de 500 euros diarios en caso de demora. Trenzano negó que la errata en el reloj obligue a cambiar toda la pieza y defendió que toda la semanas se mantienen reuniones con la constructora que conoce todas las defiencias detectadas por los técnicos que tiene que corregir ya que, indicó, la obra en sí está finalizada. Detalló que faltan aspectos de jardinería o completar la balsa proyectada con peces.

Compartir el artículo

stats