Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi 2.200 perros de cuatro pueblos están controlados mediante el registro de ADN

El modelo ayuda a evitar las deposiciones en la calle y resulta disuasorio contra el abandono o maltrato animal

Cuatro municipios de la Ribera ya tienen registrado el ADN de su censo canino: Almussafes, que cuenta con 1.325 animales; Càrcer, que contabiliza 177; Sollana que suma otros 506, y Sumacàrcer, que añade otros 170. En la provincia ya trabajan en el registro genético130 centros, clínicas y hospitales veterinarios.

ADN Canino es la empresa encargada del servicio. En España, ya forma parte de estos censos municipales genéticos una población superior a los 105.000 perros residentes en un núcleo poblaciones superior a los 2 millones de habitantes. A la luz de esos datos cada 10.000 perros, «encontramos un 10 por ciento de propietarios incívicos que no recogen las deposiciones de sus canes», lo que representa «unas 2.000 heces diarias en las aceras de nuestras ciudades”.

«Lo más importante es que, más allá de su carácter disuasorio para reducir las cacas de perro en las calles, es la mejor herramienta para combatir el abandono o el maltrato animal», asegura Enrique Perigüell, responsable de la empresa. En este sentido, subraya que «por muy lejos que el dueño pretenda abandonar a su perro o que le arranque el microchip, el registro genético canino va a poder identificarlo».

Compartir el artículo

stats