Llamar de golpe a varios timbres de una finca sin la menor intención de solicitar que alguien abra la puerta representa una gamberrada que puede resultar común a determinadas edades, pero también una infracción leve de la Ordenanza Municipal de Protección del Espacio Urbano de Alzira si la acción se realiza en una franja horaria que pueda alterar el descanso nocturno, aunque lo realmente complicado suele ser identificar a la persona que protagoniza lo que suele ser una broma pesada.

Agentes de la Policía Local pudieron poner nombre y apellidos al varón que, en torno a las 6,45 de la madrugada de un domingo del mes de junio, llamó de forma indiscriminada a los timbres de uno de los bloques de viviendas ubicado en la plaza Cartonajes Suñer.

Expediente sancionador

La denuncia cursada por los agentes dio lugar a la tramitación de un expediente sancionador por una infracción de la ordenanza de Protección del Espacio Urbano, que se ha cerrado con una multa de 200 euros. Los instructores del expediente han concluido que los hechos descritos por los agentes, “timbrar indiscriminadamente en los portales de edificios de forma que se impida el descanso” representa una infracción de carácter leve de esta norma que pretende favorecer la convivencia y las conductas cívicas en el ámbito público, y aplican una multa de grado medio ya que la ordenanza prevé para este tipo de conductas sanciones que pueden alcanzar los 750 euros. El expediente se ha cerrado sin que la persona implicada formulara alegaciones para tratar de rebatir la acción que le atribuye.

No es la primera vez que la Policía Local identifica al autor de este tipo de gamberradas y en anteriores ocasiones se aplicó la misma sanción de 200 euros.