La ruta asignada como servicios mínimos a los pueblos con el sistema de recogida de residuos puerta a puerta durante la huelga que esta semana ha iniciado la plantilla de la empresa concesionaria de la Mancomunitat de la Ribera Alta apenas cubrió el martes la mitad del itinerario establecido. La basura se quedó por recoger en las calles de Sumacàrcer y Alcàntera de Xúquer, también en una parte de Antella- algunas fuentes estiman que aproximadamente en la mitad de pueblo- mientras sí tuvieron servicio tanto Llombai como Alfarp, las otras dos localidades integradas en esta ruta.

La Mancomunitat y la empresa concesionaria han mantenido esta mañana una reunión para valorar lo sucedido y, según ha explicado el presidente del ente comarcal, Txema Peláez, se va a presentar un informe de queja a PreZero al considerar que se ha producido un incumplimiento de los servicios mínimos que, además, genera incertidumbre en la población. En la reunión se ha acordado que este jueves, cuando el camión regrese a esta ruta, inicie el recorrido por los pueblos en los que el martes no se recogió la basura.

"Inconvenientes de una huelga"

Pelaéz admite que se trata de una situación que se había contemplado como posible en el contexto de la huelga. «Son los inconvenientes que surgen una vez está la huelga en marcha, es complicado», comenta, mientras señala que los trabajadores se ciñen a cumplir el horario con mayor o menor diligencia, y abandonan el servicio cuando han cumplido su jornada, en la que además de la recogida, también tienen que desplazarse a la planta de basuras de Guadassuar para vaciar el camión. En este caso, admite que se ha quedado la mitad de la ruta por completar.

El Ayuntamiento de Sumacàrcer también ha informado a través de las redes sociales del incumplimiento de los servicios mínimos en esta primera jornada en base a los itinerarios establecidos. «Los servicios mínimos son muy mínimos y, si no se cumplen, tenemos un problema», comenta el alcalde, David Pons, mientras advierte de que el área de emergencia, una isla de contenedores que ofrece una alternativa a los vecinos que no pueden sacar la basura en el horario en que pasa el camión, «está empezando a llenarse».

Un contenedor sin recoger esta mañana en Sumacàrcer. Fermín J. García

La huelga que el lunes por la noche iniciaron los trabajadores de la empresa contratada por la Mancomunitat para la recogida de residuos afecta a 22 municipios adheridos al servicio -en Carcaixent sí se llegó a un acuerdo que ha evitado el paro-, si bien en once tiene impacto en todo tipo de residuos salvo el vidrio mientras que, en los otros once, solo afecta a la recogida de envases ligeros y papel-cartón.

En el primer caso se encuentran los pueblos en los que opera el sistema puerta a puerta -Càrcer, Alcàntera, Antella, Sumacàrcer, Llombai, Alfarp, Manuel, Sant Joant y La Barraca d’Aigües Vives-, además de Catadau y Gavarda, donde se mantienen las islas de contenedores. La autoridad laboral estableció unos servicios mínimos del 25 % y la dirección de PreZero diseñó dos rutas para, en días alternos, recoger la basura de los pueblos con el puerta a puerta priorizando la fracción orgánica. Una incluye a las localidades de Alfarp, Llombai, Sumacàrcer, Antella y Alcàntera, que el martes sólo completó la mitad del itinerario, mientras que el segundo itinerario debe recoger esta noche la basura en Càrcer, Sant Joanet, Manuel y la Barraca.

Los servicios mínimos también prevén dos rutas para retirar la basura de contenedores, en este caso las áreas de emergencia de los pueblos del puerta a puerta, Catadau y Gavarda, que en días alternos recogerán la fracción resto y la basura orgánica. La huelga provocará que en los pueblos que tienen concertado la recogida de envases ligeros y papel-cartón -Benimuslem, Cotes, l’Énova, la Pobla, Rafelguaraf, Sellent, Senyera, Tous, Turís y Castelló- la frecuencia que hasta ahora era semanal se dilate.