El Alzira FS ve el empate ante el Peñíscola como un premio a la constancia

El balance de dos puntos en ocho jornadas no se corresponde con la entrega y competitividad de un club que sigue colista en Primera

Naranjo y Paniagua durante un forcejeo.

Naranjo y Paniagua durante un forcejeo. / C. Cortés

David Chordà

El empate logrado por Carlitos a 2,7 segundos del final del partido entre el Family Cash Alzira FS y el Servigroup Peñíscola fue el premio a la constancia y a la progresión que en su juego logra, jornada a jornada, el equipo ribereño. El Family consiguió el segundo punto de la temporada que no le saca de la posición de colista, pero recorta un punto a la permanencia, que está a cinco unidades. Lo más positivo es ver al club ribereño competir contra equipos superiores, como fue el conjunto del Baix Maestrat. «El equipo cada vez falla en menos cosas y más salen como queremos», indicó el técnico Braulio Correal. «Estamos contentos por conseguir el punto para sumar piedrecitas para la consecución del objetivo. Es un punto para creer, para hacernos ver que si competimos como el sábado, estamos en el buen camino», afirmó tras el encuentro.

Peiró pelea la posesión del balón.

Peiró pelea la posesión del balón. / C. Cortés

Sin embargo, los fallos en defensa y momentos de desconexión todavía suponen un lastre para un equipo acostumbrado en las últimas temporadas a hacer virtud de su solidez atrás. Tanto, que Correal llegó a pensar que la Navidad se adelantó en el Palau d’Esports de Alzira. «No podemos hacer que venga Papá Noel a los rivales anticipadamente y les hagamos regalos con errores que sabemos que no los debemos hacer porque lo recalcamos toda la semana», proclamó. Sin embargo, destacó el esfuerzo defensivo de los suyos, a pesar incluso de las concesiones al rival. «Conseguimos rebajar la media de goles que llevaba Peñíscola de 5 a 3 y podía haber sido menor, porque algunos goles eran evitables», indicó al respecto Correal.

Dos puntos de veinticuatro posibles es el balance que dejan las ocho primeras jornadas de competición. Unos números que dificultan, por ahora, la salvación, pero que no merman el empuje de la grada, a la que Correal mostró su gratitud: «Debo agradecer a la afición que nos siguiese apoyando porque saben que vamos mejorando». Las dos últimas derrotas han sido por la mínima y en la última jornada se ha sumado un empate, una tendencia que invita a pensar en el optimismo, ya que refleja el nivel competitivo del equipo. Aunque los números no acompañan a las sensaciones, el club confía en que estas se transformen pronto en buenos resultados.

Usín celebró con rabia el tanto que abrió el marcador.

Usín celebró con rabia el tanto que abrió el marcador. / C. Cortés

La liga vuelve a tener parada en Alzira el próximo fin de semana. Será el sábado a las 20:00 horas contra un rival de nivel como ElPozo Murcia. 

Suscríbete para seguir leyendo