La recogida de mascotas abandonadas en la Ribera Alta se triplica en el último año

La protectora que presta el servicio contabiliza la recogida de 607 perros y 295 gatos frente a las 275 mascotas del año anterior, con otra empresa 

Montroi es el municipio que más veces ha solicitado el servicio por delante de Alzira y Turís

Un 76 % de los canes salen en adopción, con familias de acogida o de vuelta con sus dueños

Un grupo de perros en las instalaciones de Modepran.

Un grupo de perros en las instalaciones de Modepran. / Modepran

Los perros y gatos recogidos por el servicio mancomunado de control de mascotas abandonadas o extraviadas triplicó ampliamente el año pasado la cifra de animales recuperados en la Ribera Alta a pesar de que el servicio únicamente sumó un nuevo municipio. La memoria de actividad del último ejercicio contabiliza 902 mascotas frente a las 275 del año anterior. Se da la circunstancia de que es el primer año completo que la protectora Modepran presta el servicio después de que la Mancomunitat decidiera en octubre de 2022 dar por finalizado el contrato con un centro canino. Con la adhesión de Real son ya 26 de las 35 localidades de la Ribera Alta las que comparten el servicio.

La estadística se ha disparado, según la memoria publicada por el ente comarcal, que contabiliza la recuperación de 607 perros y 295 gatos, 902 mascotas en total, cuando el registro del año anterior con la suma de las dos entidades que habían prestado el servicio era de solo 275, una cifra que representaba un aumento del 15 % respecto del año anterior.

En el caso de los perros, 462 de los 607 ejemplares recuperados salieron de las instalaciones de la protectora en adopción, acogida temporal o de regreso con sus dueños, lo que representa el 76 % de todas las entradas. Por lo que respecta a los gatos, se encontró acomodo en familias o de vuelva con sus dueños al 71 % de los felinos recuperados, en este caso, 209 de los 295.

Montroi, a la cabeza

Por municipios, destaca el caso de Montroi, donde Modepran retiró de la vía pública 83 perros y 39 gatos (122), cuando la memoria del 2022 únicamente computaba once canes. Se trata del municipio donde más veces se requirió la presencia del personal de la protectora por delante de Alzira, una ciudad con mucha mayor población en la que se retiraron 80 perros y 34 gatos (114), mientras que Turís ocupa la tercera posición de este ránquing con 74 perros y 39 gatos (113). Carlet es otra de la localidades con mayor número de animales recuperados al contabilizar 74 perros y 27 gatos (101). Algunas pequeñas localidades no llegaron a solicitar el servicio de recogida.

Control de chips

La directora de la protectora, Beatriz Cortina, señala como una percepción personal que pueda explicar este gran aumento de animales recuperados, que las estadísticas de años anteriores no mostraran datos reales. Con todo, admite que muchos ciudadanos que no comparten el servicio de empresas que tienen «otra ética» en el trato con los animales agotaban antes todas las alternativas posibles antes de dar un aviso, «pero ahora que saben que se trabaja con una protectora llaman con más tranquilidad a la policía y se incrementan los servicios».

Instalaciones de la protectora.

Instalaciones de la protectora. / Modepran

Cortina recuerda que con la entrada en vigor de la nueva Ley de Bienestar Animal se exige a los ayuntamientos campañas rutinarias de control de chips para tener a los perros identificados y señala que en la medida que se extienda esta práctica se reducirán las entradas de animales a sus instalaciones. «Si los ayuntamiento se ponen las pilas se evitará la entrada masiva de animales», comenta, mientras incide en que un alto porcentaje de los animales que se recogen aún carecen de chip. Beatriz Cortina deja entrever que con el número de servicios de 2023, los albergues proyectados por el Consorcio de la Ribera pueden verse desbordados.

El consorcio licita el refugio comarcal de l’Alcúdia mientras las obras del albergue de Tavernes arrancarán el 1 de marzo

Las obras del primer albergue de animales que impulsan el Consorcio de la Ribera y la Mancomunitat de la Safor como base del futuro servicio de recogida mancomunado que agrupará a más de 50 municipios de las dos comarcas comenzarán finalmente el 1 de marzo, según han confirmado fuentes de la Mancomunitat.                

Se trata del refugio proyectado en Tavernes de la Valldigna, mientras que el consorcio ya ha licitado el núcleo zoológico que se construirá en l’Alcúdia. Las empresas interesadas pueden presentar ofertas hasta el próximo 29 de febrero. Se espera que los dos albergues puedan entrar en servicio en 2025 ya que el período de ejecución estimado es de 16 meses.  

La primera licitación de los dos proyectos de forma conjunta se declaró desierta y, tras una revisión de precios de ambos proyectos, se han sacado a concurso por separado por un importe un 30 % superior a la estimación inicial de costes. La inversión estimada en cada uno de los albergues es de 1,3 millones de euros. Cada refugio tendrá capacidad para alrededor de 200 perros y un centenar de gatos, si bien en el caso de la instalación de l’Alcúdia será algo superior. También podrán custodiar durante 24 horas caballos abandonados a la espera de que se haga cargo la empresa especializada que pueda tener concertado el servicio con cada ayuntamiento. Pascual Fandos Alzira

Suscríbete para seguir leyendo