El Alzira FS necesita los tres puntos y la ayuda del Palma para permanecer en Primera

Braulio Correal da indicaciones durante un partido.

Braulio Correal da indicaciones durante un partido. / C. Cortés

David Chordà

Alea jacta est. La suerte está echada. Esta noche alrededor de las 22 h. dos equipos estarán lamentando su descenso a la Segunda División del fútbol sala y uno disfrutará de continuar entre los 16 mejores equipos españoles. El Family Cash Alzira FS viajó ayer con el maletero de su flamante autobús lleno de «ilusión». «Hemos tenido la suerte de disfrutar de una temporada entera en Primera División y somos los principales candidatos a descender», comentaba el técnico Braulio Correal. El alzireño está muy satisfecho de cómo se ha competido en los dos últimos partidos disputados, el que se perdió contra Industrias Santa Coloma y el que se ganó al Quesos El Hidalgo Manzanares, ambos resueltos en los últimos segundos. «Aguantamos bien el peligroso ataque de Industrias y nos rehicimos del mazazo del Manzanares», añadió. «Además, los entrenamientos han sido de mucha calidad».

El Real Betis es un rival impredecible. Ha hecho una horrible segunda vuelta con ocho puntos, casi peor que la primera del Family, que solo sumó seis. Por el contrario, el conjunto ribereño ha conseguido 17 unidades que le han permitido soñar. Después de perder contra ElPozo en el primer partido de la segunda vuelta, los verdiblancos empataron a cinco contra Jaén y ganaron en Palma 2-3. Llegarían después siete derrotas consecutivas que se llevaron por delante al técnico Bruno García. Un tanto de Ivi en el último minuto, rompía esta mala racha al empatar al Osasuna. En la antepenúltima jornada, en la que el Family recibía a Ribera Navarra, el fin de semana empezó torcido con el triunfo bético en el Palau Blaugrana por 2-4. Posteriormente llegaron nuevas derrotas, 3-5 ante Viña Albali Valdepeñas y 4-2 en Noia con el que los gallegos lograron la permanencia. «Es un equipo complicado, como vimos con el 1-4 de la primera vuelta en el Palau. Tiene a su favor una gran experiencia en jugadores como Molina, Piqueras, Lemine o Roger y nosotros somos debutantes». El técnico, Ramón Martínez, que ya se enfrentó y ganó 3-6 al Alzira FS como entrenador del filial verdiblanco, tiene a todos los jugadores a su disposición.

Rafa Usín, durante el partido contra el Betis en el Palau.

Rafa Usín, durante el partido contra el Betis en el Palau. / C. Cortés

Su homónimo, Braulio Correal, ha recuperado para la última jornada de liga a Humberto, «que aportará experiencia». Siguen lesionados Joan y Peiró aunque han viajado para «estar todos juntos». No obstante, como decía en los tebeos de Astérix, todos no. Dos jugadores se han quedado en Alzira. Los juveniles Palacín y Maseres jugarán esta tarde con el equipo de su edad para reforzarlo de cara al importante partido en Aspe.

Apoyo de 200 aficionados

Si un refuerzo tiene el equipo es el de los 200 aficionados que les acompañaran en el centro deportivo Amate. Las cien plazas en autobús volaron en horas y otros cien aficionados reservaron su entrada para desplazarse en coches particulares. «Es brutal que en la situación en la que estamos nos estén apoyando de esta manera, además de la gente que estará pendiente desde Alzira», comentó maravillado Correal. «Esto es lo que refleja la ilusión por este proyecto y a nosotros nos da más ganas de ganar y brindarles la victoria», agregó.

El triunfo ante el Betis no es suficiente para la empresa alzireña. Se necesitará también que el Mallorca Palma empate o gane en Tudela contra el Ribera Navarra. Los baleares vienen de celebrar su segunda Champions consecutiva, lograda el domingo goleando al FC Barcelona. Los palmesanos no pueden dejarse ir porque una derrota los puede enviar al octavo puesto y tener que enfrentarse de nuevo al Barça o a ElPozo y tener el factor cancha en contra en todas las eliminatorias. Con el empate puede acabar sexto y enfrentarse al Jaén en los cuartos de final del play-off. Los tres puntos pueden tener premio doble. Si Movistar Inter perdiese, Palma le arrebataría el cuarto puesto y tendría factor campo a favor. A las 20 h. empezarán todos los encuentro -excepto el Peñíscola-Osasuna que se jugó anoche- y los aficionados esperan estar a las 22 h. celebrando la permanencia en la Font del Llaurador como si de un título se tratase. También tienen previsto madrugar para recibir al equipo, que retornará al acabar el encuentro.