La Ribera tiene 700 sanitarios más seis años después de la reversión

El sindicato SIMAP alerta de la «fuga de talento», sobre todo de médicos, por malas condiciones laborales

Fachada principal del Hospital de la Ribera

Fachada principal del Hospital de la Ribera / Agustí Perales Iborra

La plantilla actual del departamento de salud de la Ribera, que incluye tanto personal laboral como funcionarios, es de 2.705 trabajadores, unos 700 más entre trabajadores fijos y temporales de los que tenía hace seis años la empresa adjudicataria que gestionaba los centros asistenciales de la comarca, según los datos que ayer desveló el sindicato SIMAP. La plantilla de los trabajadores subrogados que legó la antigua concesionaria se ha reducido un 12,5% mientras que el personal estatutario, que depende directamente de la conselleria, se ha quintuplicado.

SIMAP considera que llama mucho la atención que ahora se produzcan «más ceses voluntarios que jubilaciones entre el personal subrogado, teniendo en cuenta que es personal fijo, y esto no es habitual cuando se tiene plaza fija en la sanidad pública». El sindicato alerta de esa «fuga de talento a otros departamentos que puede repercutir en la asistencia» que se presta a los ciudadanos de la Ribera. Al mismo tiempo, subraya que casi la mitad de esas salidas corresponden a personal facultativo «que busca mejores condiciones laborales fuera de la Ribera».

Faltan facultativos

En el departamento de la Ribera existen, siempre según los datos que maneja el SIMAP, 25 plazas de personal facultativo desiertas en el Hospital y 32 plazas de personal facultativo desiertas en la Atención Primaria. «Son 57 plazas que casi coinciden con el personal facultativo subrogado que ha cesado voluntariamente y no se ha sabido retener», reprocha el sindicato.

Finalmente, los delegados sindicales de Simap plantean que, si no se producen cambios con subidas retributivas y otras medidas complementarias que homogeneicen la plantilla subrogada con la plantilla estatutaria que permanece en la plantilla desde abril del 2018, «nos tememos que esta tendencia va a ir a más, puesto que el personal subrogado mantiene unas condiciones laborales del año 2016 (aprobación convenio colectivo) y no se han conseguido mejorarlas ni actualizarlas tras seis años desde la reversión».