Cullera clama por el cierre del consultorio del Faro

El gobierno local acusa al PP de «estafar» al vecindario y de ocultar la decisión hasta que pasaran las elecciones

Los recortes en el servicio sanitario, que también afectan al Mareny de Barraquetes, llegan pese a la avalancha turística estival

Concentración de vecinos del Faro de Cullera ante el consultorio.

Concentración de vecinos del Faro de Cullera ante el consultorio. / Levante EMV

El Ayuntamiento de Cullera ha lamentado que el gobierno del PP y VOX que gestiona la Generalitat Valenciana «estafe» a los vecinos y vecinas de la ciudad con el cierre del consultorio del Faro, un centro sanitario muy demandado en un destino turístico de primer orden que recibe decenas de miles de visitantes en verano. Los recortes también afectan al consultorio del Mareny de Barraquetes.

La decisión unilateral de la Generalitat «supone que muchos vecinos, turistas y visitantes de esta pedanía no van a tener asistencia médica», alerta el PSPV. Hasta ahora, todos los anuncios de recorte de servicios en ese consultorio han sido respondidos por el vecindario con concentraciones de protesta.

El alcalde, Jordi Mayor, considera que la decisión del cierre «se ha ocultado de forma premeditada» hasta que pasara el último proceso electoral. «El gobierno de la Generalitat del PP y Vox y el grupo del Partido Popular de Cullera lo sabían con connivencia absoluta, lo han escondido a la ciudadanía y han esperado malintencionadamente al día siguiente de las elecciones europeas para hacerlo público» señala.

Decisión inédita

Es la primera vez que se produce una clausura de esas características en la historia del municipio y Mayor recalca que el consistorio «siempre ha reivindicado, gobierne quién gobierne, que ese consultorio esté todos los días abierto durante el verano». 

Mayor clama contra el cierre y anuncia movilizaciones. «Estamos ante el mayor recorte sanitario en Cullera y vamos a reclamar la reapertura de este centro médico y que el derecho a una sanidad pública universal y gratuita no se vea menguado por los recortes del señor Mazón». 

El gobierno cullerense quiere mostrar su «completa indignación» de este «desprecio del Consell hacia Cullera» tomando estas decisiones de forma unilateral, sin consenso ni consulta previa al ayuntamiento para «desmantelar la asistencia sanitaria» en un municipio que multiplica su población durante los meses veraniegos.