La rehabilitación del viejo pabellón se eterniza en Alzira e irrita a los clubes

El ayuntamiento confía en que antes de que acabe el año pueda iniciarse la segunda fase de las obras

Se cerró en abril de 2019 por daños estructurales

El polideportivo Fontana Mogort cumplió hace unos meses cinco años cerrado.

El polideportivo Fontana Mogort cumplió hace unos meses cinco años cerrado. / Rubén Sebastián

David Chordà

Los clubes deportivos de Alzira confiaban en que la temporada 2024/25 comenzaría con el pabellón Fontana Mogort completamente remozado. Pero la realidad es otra. Si nada se tuerce, cuando acabe el año ya habrán empezado las últimas obras previstas. Si su duración se alarga, el vetusto polideportivo cumplirá un sexenio de puertas cerradas. 

Los clubes de fútbol sala, balonmano, baloncesto o judo utilizaban habitualmente el Fontana Mogort para sus entrenamientos. Y tras la reforma, el de vóley confiaba poder utilizar también las nuevas instalaciones. Por el momento, unos y otros deberán esperar. 

Una situación que genera un enorme malestar, tras más de cinco años de cierre por las deficiencias halladas en la estructura de la cubierta y la sensación de que la obra no concluirá nunca. «Hemos tenido que gestionar nosotros los permisos de los colegios. El anterior equipo de gobierno nos abrió la posibilidad de entrenar allí, pero con el cambio de normativa, estamos a expensas de las decisiones de los equipos directivos», comentó sobre su situación concreta el presidente del Family Cash Alzira FS, Vicent Fontana, en la asamblea anual del club. «Al final, nos habremos gastado 4 millones de euros para tener lo mismo que en 2019, dos pistas. El concejal, que está atado de pies y manos, ha explicado que la intención es hacer dos pistas en el actual circuito de ciclo-cross», añadió. Mientras, el club lleva gastados 4.000 euros en pistas alquiladas en la Llosa, Castelló o Guadassuar. «Querríamos que lo asumiese el ayuntamiento. Los otros consistorios nos las cedían hasta que se informatizó el alquiler», indicó. 

Obras del pabellón Fontana Mogort, en una imagen de archivo.

Obras del pabellón Fontana Mogort, en una imagen de archivo. / Agustí Perales Iborra

Impedimento normativo

Según detalló a Levante-EMV el concejal de Deportes, Vicent de la Concepción, tras las elecciones municipales, el nuevo gobierno (que comparte las siglas del anterior) «llegó con las obras del techo y las pistas ya finalizadas, pero así no se puede abrir al público porque la normativa actual impide hacerlo con el estado en el que se encuentran los vestuarios». 

El consistorio ya ha reservado fondos para acometer las obras de la segunda fase, que deberán abordar tanto la renovación de los sistemas contra incendios como los vestuarios y otros espacios comunes. «Entendemos el malestar de los clubes porque hasta nosotros tenemos la sensación de que es un proyecto en el que todo lo que podía salir mal ha salido mal», lamentaba el edil. 

Por su parte, el alcalde de Alzira, Alfons Domínguez, aseguraba al respecto: «La licitación está a punto y espero que la obra se pueda comenzar antes de acabar el año. Solo se ha presentado un candidato, por lo que a finales de este año podría estar. Si no, será a principios del siguiente».

La rehabilitación del Fontana Mogort ya ha sufrido numerosos retrasos. A finales del año 2021, el ayuntamiento tuvo que volver a licitar las obras para la reparación de la cubierta por un error. A continuación, debía desarrollarse la segunda fase, que casi tres años después ni siquiera ha empezado.

Suscríbete para seguir leyendo