La violencia machista se modera en la Ribera al romper la tendencia alcista

El número de delitos contra las mujeres que llegan a los juzgados de la comarca cae un 25,5% durante el primer trimestre del año

Los malos tratos y los quebrantamientos suponen el 85% de los casos

Un hombre accede al bajo en el que está instalada una de las sedes judiciales de Sueca, en una imagen reciente.

Un hombre accede al bajo en el que está instalada una de las sedes judiciales de Sueca, en una imagen reciente. / Agustí Perales Iborra

Rubén Sebastián

Rubén Sebastián

Los delitos de violencia de género registraron un importante descenso durante el primer trimestre del año en la Ribera. En concreto, los juzgados de la comarca tramitaron 501 infracciones de tipo machista, un 25,5% menos que en el mismo periodo de 2023. Se frena, de ese modo, una tendencia alcista que se incrementó (y desvirtuó) al asumir los tribunales de Alzira y Sueca los casos de otros partidos de la provincia tras la reestructuración judicial.

Los juzgados de la comarca no supusieron una excepción. Según el informe estadístico trimestral publicado, recientemente, por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, los tribunales con competencias en violencia sobre la mujer de la Comunitat Valenciana recibieron durante el primer trimestre de este año un total de 6.292 denuncias, es decir, un 12,8% menos que las 7.212 registradas en el mismo periodo del pasado año. 

Impacto de la pandemia

Es más, el documento señala que se trata del primer descenso que se da en estas estadísticas desde la crisis sanitaria causada por el Covid-19. La pandemia provocó un notable incremento de los casos de violencia machista tanto en la autonomía como en el conjunto del país.

En la comarca, el análisis de los datos delictivos también arroja un descenso sustancial. Las infracciones que tuvieron una mujer como víctima de una conducta machista cayeron un 25% si se compara el primer trimestre de este año con el del anterior. Fueron 501 frente a 671. Por partidos, los juzgados de Alzira abordaron 300, mientras que los 201 restantes cayeron en manos de los magistrados de Sueca.

Más de la mitad de los delitos de violencia de género que se abordaron en los juzgados de la Ribera tenían su origen en un caso de lesiones y malos tratos. Fueron 290, es decir, el 58%. A estos hay que sumar 136 infracciones derivadas del quebrantamiento de penas o de medidas de protección de la víctima. En conjunto, representan el 85% de los actos ilícitos. Completan la estadística comarcal 62 delitos contra la libertad, uno contra la indemnidad sexual, seis contra los derechos y deberes familiares y otros seis que el informe no detalla.

Atestados policiales

El informe judicial también detalla otros aspectos sobre la violencia de género. Por ejemplo, la gran mayoría de los nuevos casos que se presentaron ante la Justicia durante los tres primeros meses del año derivaron de un atestado policial que incluía la denuncia de la víctima. En los tribunales de Sueca, este tipo supusieron el 62,2% del total. En los de Alzira, el 92,5%. 

De igual modo, el informe sobre el primer trimestre del año destaca que la relación entre la víctima y el denunciado era, en todos los casos, de tipo sentimental. En algunos de ellos, no obstante, lo fue en tiempos pretéritos. Dos de cada tres denuncias de violencia machista que se tramitaron en los juzgados de Alzira partieron de mujeres casadas, mientras que el resto todavía mantenía una relación afectiva con su agresor. En Sueca, en cambio, la mitad de los casos derivaron de parejas formales y el 12,5 % de matrimonios. El resto de las víctimas denunciaron a los que, en el pasado, fueron sus maridos o novios.

Suscríbete para seguir leyendo