Opinión

El consistorio de Cullera tiene dinero para lo que quiere

Los niños necesitan toldos en el colegio Luis Vives, sede de la Escuela de Verano

Colegio público Luis Vives de Cullera

Colegio público Luis Vives de Cullera / Levante EMV

María José Vallés Puchades

El Ayuntamiento de Cullera ha hecho caso omiso a la demanda de instalación de un sistema de toldos en el centro educativo infantil y de primaria Luis Vives. Dada la situación de dicho centro educativo, cuyas zonas de sombra son escasas por no decir inexistentes, se ha solicitado por parte de la dirección del centro, incluso yo personalmente puse una queja por escrito, pero la respuesta del Ayuntamiento de Cullera fue que no podía hacerse cargo.

Me he informado si el acondicionamiento y mantenimiento de los centros educativos públicos es competencia de los ayuntamientos y la respuesta es afirmativa. Pero aunque no fuera, podría colaborar por el bien de las niñas y niños de nuestra población que desde mayo hasta octubre. Mucho más con el cambio climático y la subida de temperaturas que conlleva, dado que los alumnos del centro Luis Vives de Cullera se achicharran literalmente.

No sé cómo alguna niña o niño no sufre una insolación, un desmayo y algo más en la Escuela de Verano que se realiza en dicho centro educativo, ya que existe una gran demanda por parte de las madres y padres que trabajan.

Mi indignación es debida a que el ayuntamiento tiene dinero para lo que cree conveniente, para toda clase de eventos y festejos y no puede costear unos simples toldos para que nuestras niñas y niños no sufran los efectos del sol cada vez más dañinos. No tenemos para lo más básico que es resguardar a nuestra población infantil pero sí para recepciones y actos a mi parecer excesivos e innecesarios. Aunque no fuera competencia del ayuntamiento no tenía que haber dudado ni un sólo segundo en hacerse cargo de la situación.

Ojalá que esta queja sirva para que las instituciones pertinentes se pongan en marcha de inmediato y se pueda solucionar esta problemática, en vez de figurar tanto y no atender los problemas básicos y reales de la población, y más tratándose de menores por encima de todo.