Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un juez permite reiniciar las obras de los 104 pisos y el área urbana de Simancas paralizadas hace dos años

La empresa Coesmi desbloquea el crédito de seis millones que estaba incluido en el proceso del concurso de acreedores - Si se cumplen los plazos todo el complejo estará acabado en un año

Un juez permite reiniciar las obras de los 104 pisos y el área urbana de Simancas paralizadas hace dos años

Un juez permite reiniciar las obras de los 104 pisos y el área urbana de Simancas paralizadas hace dos años

La empresa Coesmi de Gandia va a retomar de inmediato las obras para terminar las 104 viviendas y el resto del complejo urbanístico de Simancas, paralizadas desde hace dos años debido a problemas económicos.

El juzgado que tramita el concurso de acreedores de la empresa ya ha dado autorización para entregar los seis millones de euros de un crédito de Bankia que el Ayuntamiento de Gandia tenía para destinarlo a esta actuación urbanística situada entre las calles Xeresa, Ferrocarril d'Alcoi, Plus Ultra y Sant Rafael.

El alcalde de la ciudad, Arturo Torró, anunció en noviembre esta decisión judicial, aunque no acertó en el tiempo necesario para el reinicio de las obras, dado que entonces apuntó a unos dos meses y han tenido que pasar siete por culpa de los entresijos judiciales en que está inmerso en dinero que se destinó a acabar el proyecto.

Torró coincidió ayer con Salvador Micó, gerente de la empresa Coesmi, en que ahora lo importante es mirar hacia adelante y poder concluir esta actuación urbanística de gran envergadura.

Según señalaron ambos, el plazo de ejecución para lo que queda es de un año, y lo más importante es que los vecinos del antiguo Grupo Simancas, que fueron desalojados antes de derribar los viejos edificios de viviendas precarias, puedan ocupar los nuevos pisos cuanto antes.

Además del interés de los futuros residentes, la urbanización de Simancas también supone mucho para la ciudad porque el ayuntamiento dispondrá de un párking subterráneo, dos locales municipales y una biblioteca, y toda esa manzana, en la que antes incluso había calles que han desaparecido, se integrará en la trama urbana de la ciudad.

En total se habrán invertido cerca de 18 millones de euros en una actuación que se concibió hace más de diez años y que ha sufrido interminables retrasos, tanto en su aprobación como en su financiación y ejecución de las obras.

En la firma del acta que permite el reinicio de las obras, tanto Arturo Torró como Salvador Micó expresaron su alegría por este nuevo panorama. El empresario confesó que «a nadie le gusta ver esta obra como está», en referencia al tiempo que lleva cerrada con vallas, y añadió que el paso dado ahora repercutirá positivamente en forma de generación de empleo porque, además de los obreros y técnicos que participarán en la obra, la mayoría de los proveedores de materiales también son locales. Si desde ahora todo discurre como se ha previsto, el nuevo Simancas, estará acabado entre junio y julio del año que viene

Compartir el artículo

stats