Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ayuntamiento aborta la compra de la galería comercial de un hotel ante la «confusión» sobre la propiedad

El ayuntamiento ya adelantó 2 millones de euros al condonar el IBI, pero paralizó el abono de otros 5 millones cuando detectó que no podía inscribir los locales en el Registro de la Propiedad

El ayuntamiento aborta la compra de la galería comercial de un hotel ante la «confusión» sobre la propiedad

El ayuntamiento aborta la compra de la galería comercial de un hotel ante la «confusión» sobre la propiedad

La compra de la galería comercial de un hotel de la playa de Gandia por parte del ayuntamiento, una acción que al alcalde de la ciudad le generó muchas críticas por parte de los dos partidos de la oposición, no ha podido completarse.

Según ha podido confirmar este periódico en fuentes directas del Gobierno local del PP, cuando hace más de un año se firmó con la empresa Vipei la escritura de compraventa, el consistorio cayó en la cuenta de que no se podía trasladar al Registro de la Propiedad porque existe una enorme confusión sobre quién es el dueño real de esos locales.

El caso es que la galería comercial del Gandia Palace, que fue valorada en unos 6,7 millones de euros, está sometida a una hipoteca bancaria, y encima la mercantil que firmó la venta entró en concurso de acreedores. La cuestión es que ahora se sospecha que al menos una parte de los locales están en manos de la Sareb, el «banco malo» creado por el Gobierno para deshacerse de inmuebles de difícil venta.

Ante esa situación, el Ayuntamiento de Gandia detuvo el proceso que ya se había iniciado ante el temor fundado de haber adquirido a una empresa algo que ya no era suyo.

En ese momento el consistorio había adelantado a Vipei unos dos millones de euros, dinero que físicamente no se entregó porque fue a cambio de compensar el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) del hotel en el que se encuentra la galería comercial, dado que este establecimiento hacía varios años que no cumplía con sus obligaciones fiscales con el ayuntamiento. Los casi cinco millones de euros que restaban para cerrar la compra no se abonaron, siempre según confirmaron responsables municipales.

Al no haber podido superar los problemas económicos, Vipei, la empresa propietaria de todo el hotel gandiense, entró en concurso de acreedores el pasado mes de mayo, lo que ha dado otro vuelco a esta frustrada compra.

Así, el Ayuntamiento de Gandia se tendrá que presentar ante el Juzgado de lo Mercantil que tramita el concurso de acreedores para intentar recuperar los dos millones de euros que «perdonó» a Vipei en concepto de adelanto del total de la fallida compraventa.

El alcalde de Gandia, Arturo Torró, señaló en su momento que esta operación iba a beneficiar no solo al ayuntamiento, sino que también tendría efectos positivos sobre la promoción turística en la playa. Torró dijo que así se cobraría el IBI que hace años la empresa no pagaba, adquiría la galería comercial por un precio que consideró el adecuado y, además, destinaba los locales a ocio para atraer visitantes a la playa, especialmente en invierno.

En frente, el PSPV-PSOE y Compromís criticaron esa compra, e incluso aseguraron que en esa operación había «aspectos oscuros».

Compartir el artículo

stats