Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La planta que tratará la basura de la Safor se aplaza hasta después de elecciones

La planta que tratará la basura de la Safor se aplaza hasta después de elecciones

La planta que tratará la basura de la Safor se aplaza hasta después de elecciones

Son muchas las fechas y muchos los interrogantes que han surgido durante la gestación del proyecto pero, a estas alturas, lo que es seguro es que la planta de eliminación y valorización de los residuos que se generarán en la Safor, la Vall d'Albaida, la Costera, la Canal de Navarrés y el Valle de Ay0ra no comenzará a construirse en esta legislatura.

Un informe redactado por la empresa que asesora al Consorcio de Residuos de estas cinco comarcas (COR) en cuestiones técnicas sitúa el hipotético inicio de las obras a partir de septiembre de 2015, un escenario posterior a las elecciones autonómicas y municipales, cuando el panorama político podría cambiar sustancialmente, y también los planteamientos sobre la forma de eliminar los residuos urbanos.

En estos momentos, la planta de tratamiento de basura, que se construiría en el término municipal de Llanera de Ranes, muy cerca de Xàtiva, aún no tiene licencia de actividad y otros persmisos sigue en fase de tramitación.

Además, antes de que la Generalitat dé luz verde a los trabajos, se ha de revisar el proyecto definitivo de las instalaciones, sometido a posteriormente a las alegaciones en la fase de exposición pública, los informes sectoriales de los diferentes organismos implicados y la obtención de la declaración de impacto ambiental. Como último paso, el Ayuntamiento de Llanera de Ranes ha de conceder la licencia de obras.

La empresa asesora del COR considera que todos estos trámites podrían haber culminado en agosto de 2015 «en el mejor de los casos». Los técnicos del COR calculan un periodo de construcción de la planta de 24 meses, con lo que, según estas previsiones, sitúa la puesta en funcionamiento de esta instalación a a mediados de 2018, eso siendo optimistas en el cumplimiento de los plazos.

La crisis y la presión de los alcaldes explican el retraso. Ambos factores desencadenaron una modificación del proyecto de la planta, que ha pasado de costar 90 millones de euros a 60. En cualquier caso, desde el COR subrayan que el proceso está ahora en manos de la Conselleria de Territorio y sus técnicos: «El ritmo lo marcan ellos», indicaron fuentes consultadas. No se descarta que, dependiendo del resultado electoral en la Generalitat, esa instalación vuelva a sufrir modificaciones sustanciales e incluso un cambio en el diseño.

Más dinero para Alicante

Mientras el Consorcio de la Safor y las otras cinco comarcas siguen retrasando la construcción de la planta, la basura de un territorio que llega a los 350.000 habitantes, y casi a 500.000 en los meses de julio y agosto, seguirá llevando sus residuos a la planta de Fontcalent, en Alicante.

Precisamente la semana pasada el Ayuntamiento alicantino aprobó una ampliación del contrato de gestión de Fontcalent con el fin de prepararse para seguir recibiendo la basura del COR de la Safor durante al menos cuatro años más. Esta ampliación representa un suculento negocio para la empresa de Fontcalent, y también para las arcas municipales de Alicante, que ingresan 49,11 euros por tonelada de residuos que llegan de la Safor.

Compartir el artículo

stats