Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Quiero que los vecinos participen en mi proyecto; si no lo hacen, no me presento»

¿Por qué pactaron con Compromís si no estaban todos los cabos atados?

Sí que estaban. Cuando hacemos la moción de censura tenemos cinco o seis reuniones y el tema de Aigua Blanca IV se trata en tres o cuatro. Estaba todo atado, de lo contrario no habríamos presentado la moción.

Entonces, ¿por qué se ha roto el gobierno si también ese tema había quedado claro?

Para mí es una excusa de los nacionalistas para romper el pacto. Hay que recordar que Vicent Canet, concejal de Compromís, reconoce en un debate que yo mismo mantengo con él en la radio, que han sido ellos los que han roto el pacto. ¿Por qué lo rompen? No lo sé. Para mí es una excusa, no estoy dentro de ellos ni sé qué se habla en sus asambleas. Durante año y medio, con David González como alcalde, no existe ningún problema, al contrario, nosotros fuimos muy leales a la alcaldía. En cambio, en dos o tres meses, ¿qué cambia? Nada, pero se dedican a desvirtuar el camino que se había marcado.

Resulta curioso que justo en Tavernes y en Oliva las relaciones entre los dos partidos se han ido distanciando desde las europeas. ¿Es una estrategia política marcada desde arriba para separarse de la marca Compromís de cara a las próximas elecciones?

Insisto, nosotros no hemos roto nada, por lo que no puede haber ninguna estrategia. Desconozco la situación de Tavernes pero a quien habría que preguntar a Compromís si son ellos los que están marcando esa estrategia. A mí me hubiera gustado llegar al final de la legislatura todos juntos y unidos con políticas consensuadas.

Si no obtiene mayoría absoluta, ¿se sentará con Compromís otra vez?

Evidentemente a pactar no. Cuando tu llegas a un acuerdo en cualquier ámbito de la vida lo primero que debes tener es una lealtad y en este grupo actual, que con toda probabilidad encabezará David González de nuevo, no podemos pactar porque no sé si a los dos meses va a romper el acuerdo.

Como candidato, esto le afecta a usted directamente. Hay quien dice que tiene un pacto cerrado con el PP.

No sé quién dice eso pero nosotros ni tenemos un pacto con el PP ni pactaríamos nunca con ellos, al menos con el PP actual. Lo descarto por completo porque no llegaríamos nunca a un acuerdo; nuestras líneas ideológicas están muy alejadas. De hecho, recuerdo que los únicos que han pactado con el PP en Oliva es Compromís.

¿Qué debe hacer el PSOE de Oliva para volver a ganarse a la gente?

Si lo supiera lo aplicaríamos y ganaríamos las elecciones. Mientras otros partidos se preocupan por mandar yo no lo hago. Voy a presentar un proyecto con el que quiero que Oliva pase de ser un pueblo a ser una ciudad moderna, cosmopolita y con encanto. Oliva tiene muchos ingredientes para convertirse en una ciudad delantera en el panorama valenciano. Tenemos un casco histórico, turismo de playa, 12 kilómetros de costa, un sector gastronómico brutal y un tejido comercial que se puede explotar mucho. Hay que partir de un plan estratégico, que no existe. Si el ciudadano confía en ese proyecto, en mí y en mi equipo para llevarlo a cabo, perfecto. Si lo que quiere Oliva es un partido que continúe con las viejas tradiciones, también perfecto. Yo considero que se necesita un cambio y es lo que ofrezco.

Se entiende que está rompiendo con el modo de hacer del actual PSOE porque habla de aspectos que no ha implantado mientras ha gobernado.

Oliva necesita un cambio en muchos aspectos, incluso de mentalidad. Quien conoce este municipio sabe que ha vivido muy bien de la agricultura y del urbanismo. Cuando Salvador Fuster entra a gobernar por primera vez, encontramos un déficit enorme y logramos mejorarlo, bajando del 130 % al 60 %. Después te ves abocado a una crisis que no se esperaba nadie. Entonces, el objetivo es anclar las arcas municipales. Creo que en este momento, cuando parece que podemos salir de la crisis y el barco está encauzado, es momento de ponerlo en marcha y poner rumbo a una dirección. Es muy difícil gobernar con un pacto de gobierno donde Compromís se abstiene en los dos últimos presupuestos y eso es una barbaridad. En los pactos, Turismo siempre la ha llevado Compromís y es una materia que hay que trabajar muchísimo y ellos no le han prestado la atención que merecía. Tenemos que promulgar un modelo turístico de calidad, no como el de Gandia, que para mí no es sostenible, pero creo que tenemos ingredientes para implantar un modelo muy bueno.

¿Está de acuerdo en que la política debe cambiar, ser más abierta?

Debemos cambiar en muchos aspectos, por eso mi proyecto es nuevo, ambicioso, valiente, directo pero, sobre todo, joven, porque creo que actualmente no hay ningún político en el Ayuntamiento de Oliva capaz de llevar a cabo ese grupo, al menos en los otros grupos, en el mío sí que hay dos o tres. Necesitamos una política que implique a la gente, un político no puede tomar una decisión por tomarlas, necesita el consenso del ciudadano porque es necesario. Debemos conseguir que la gente se implique y sabemos que al principio costará y sé que la gente joven lo reclama pero no solo eso sirve, hay personas de 65 años también debe implicarse porque hay aspectos que mucha gente joven no entiende. Si mi proyecto no cuenta con la confianza y la ayuda de la gente es imposible, si la gente no participa no hace falta que me presente. Necesitamos una renovación clara de ideas y de formas de hacer política en ideas.

Compartir el artículo

stats