Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

30 años siendo más que un apoyo

El Cdiap fue creado por un grupo de padres de menores con Síndrome de Down en 1981 ante la falta de recursos que tenían para ratar a sus hijos y tres años después pasó a asumir sus competencias el ente comarcal en Gandia

El Centre de Desenvolupament Infantil i Atenció Primerenca, un servicio que ofrece la Mancomunitat de Municipis de la Safor, cumple 30 años.

Corría noviembre de 1984, el ente comarcal tomó el testigo de un servicio que pusieron en marcha tres años antes un grupo de padres de niños con Síndrome de Down. Pretendía ser una herramienta de apoyo a sus hijos ante la inexistencia de algún tipo de centro dedicado al tratamiento de niños pequeños con dificultades o discapacidades.

Aquello ha acabado convirtíendose en un centro que desde hace tres décadas está atendiendo a la población infantil de 0 a 4 años que presenta algunas alteraciones en su desarrollo o tienen el riesgo de padecerlas, ya sean de origen físico, psicológico o sensorial.

Aquel mismo año que la Mancomunitat asume las competencias del CDIAP, la sede del centro pasa de un piso que alquilaban los padres a un local ubicado en la calle Curtidors, que fue cedido por la Asociación Protectora de Minusválidos de la Safor. Ese espacio fue inaugurado por el presidente de la Mancomunitat de entonces y por el conseller de Sanidad, Trabajo y Seguridad Social.

En 1999 se cambió de ubicación, debido a problemas con el local de Curtidors. Actualmente, el Cdiap se encuentra en la plaza Bennàcer. Allí, los usuarios cuentan con diferentes salas en las que reciben adecuadamente la atención de logopedia, psicología o fisioterapia, según las necesidades de cada caso.

Además, cuenta con los recursos más innovadores basados, sobre todo, en el uso de las nuevas tecnologías, unas herramientas que se aplican al desarrollo de los niños.

Más de 2.000 atendidos

A lo largo de estos 30 años, el centro ha atendido a 1.377 niños de manera directa. Por otra parte, se han supervisado otros 668 casos por parte de las psicólogas del Cdiap en el Hospital Francesc de Borja, en coordinación con la Unidad de Pediatría. Por lo tanto, un total de 2.045 niños han sido valorados y tratados por las profesionales de la Mancomunitat.

El Centro sigue un modelo integral que atiende tanto al niño como a la familia y a su entorno. Por ello, disponen de colaboraciones con numerosos organismos como ONCE, IVAF, Servicios de Neuropediatría, Rehabilitación y Salud Mental, Gabinetes psicopedagógicos y SPE, que se coordinan con las profesionales de Trabajo Social, Asociación de profesionales de Atención Precoz (AVAP-CV), etc.

Al tratarse de una Intervención temprana, «el papel de los padres es fundamental», aseguran desde la entidad. Por ese motivo se establece una buena relación de confianza con los padres, quienes además de escuchar y orientar, están presentes en la sesión de tratamiento del niño que se realiza de forma individual y adaptada a cada caso.

El equipo de profesionales que trbajan con los menores se ha ido incrementando progresivamente, en la misma medida que ha ido aumentando el número de niños atendidos y la diversidad de las que se tratan. Está formado por psicólogas, especialistas en atención temprana, logopedas y fisioterapeutas, quienes, además, están en continua formación para mantenerse al día de los avances metodológicos y de conocimientos.

También, a lo largo de estos 30 años se han ido ampliando y diversificando los materiales utilizados para el tratamiento. Se han introducido las nuevas tecnologías y se han modernizado los juegos clásicos. Utilizan programas, aplicaciones y distintos recursos que ofrecen el PC, teléfonos móviles y tablets.

«Mediante imágenes, vídeos, o eventos se consigue trabajar de forma lúdica diferentes tipos

de aprendizaje desde juegos de asociación causa-efecto, memoria, discriminación-visual y auditiva, habilidades sociales, etc», apuntan.

También, se orienta a los padres sobre aplicaciones y juegos adecuados para las características y necesidades de cada niño y la manera más idónea para hacer un buen uso de estos recursos.

Compartir el artículo

stats