Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nájera: «El turismo de borrachera es síntoma de la muerte de un destino»

La exgerente del Consorcio Playa de Palma de Mallorca participa en unas jornadas del PSPV para «desestacionalizar» Gandia La portavoz socialista critica duramente el modelo del «Gandia shore»

Margarita Nájera, que fue gerente del Consorcio Playa de Palma de Mallorca, una de las ciudades turísticas más importantes de España y de Europa, señaló en Gandia que aquellos destinos que acaban siendo famosos por el consumo de alcohol y el ocio hasta altas horas de la madrugada se autocondenan a perder de turistas a largo plazo.

Nájera participó el lunes en una mesa redonda organizada por el PSPV-PSOE de Gandia sobre el modelo turístico de la ciudad que pretende buscar alternativas y acciones dirigidas a desestacionalizar la playa, es decir, a incrementar su nivel de ocupación más allá de los meses del verano.

Nájera, gran conocedora del turismo de sol y playa y de la evolución experimentada por algunos destinos de Mallorca, hoy conocidos por las fiestas 24 horas donde impera al alcohol, el desenfreno y el consumo de drogas, incidió en Gandia en la importancia de la renovación de los destinos turísticos como arma para mantener su poder de atracción.

«Los destinos maduros tienen el peligro de caer en la obsolescencia. El primer síntoma de peligro es la aparición del turismo de borrachera. El siguiente paso es su muerte como destino», indicó Nájera durante su intervención en la mesa redonda, que tuvo lugar en el Palau Ducal.

El debate del llamado «turismo de borrachera» ha estado presente en los últimos años, no solo en Gandia, sino en otras ciudades del litoral valenciano, como Cullera o Benidorm. En el caso de la capital de la Safor, este fenómeno sigue muy vivo a pesar de que el Gobierno local asegura que se esfuerza por evitar los escándalos, invirtiendo en ello muchos recursos.

En ese debate las posiciones políticas están enfrentadas. El PP defiende que la playa de Gandia puede y debe compaginar la celebración de fiestas dirigidas a turistas más jóvenes que buscan divertirse en los meses de vacaciones, con el llamado «turismo familiar», cuyo objetivo es el descanso y la tranquilidad.

El alcalde de Gandia, Arturo Torró, ha explicado que su política va dirigida en la línea de satisfacer a todo tipo de turistas.

«Efectos nocivos en el futuro»

En el PSPV, en cambio, se acusa al PP de haber apostado en exceso por la fiesta, lo que ha derivado en la apertura de locales y actividades que, en su opinión, acabarán perjudicando al turismo de esta ciudad. El paradigma de ese modelo, según la concejala socialista Diana Morant, fue el famoso «Gandia shore», un reality televisivo en el que un grupo de jóvenes muestra cómo se vive en un ambiente marcado por la fiesta continua.

En las jornadas socialistas, que llevan por título «Gandia, 365 días turística», la concejala Morant insistió en sus críticas el Gobierno local por considerar que el modelo que se está implantando perjudicará a la playa y a la ciudad. «El turismo de borrachera que se promueve en estos momentos en la playa de Gandia tendrá efectos nocivos en un futuro», dijo, y abogó por «repensar nuestro modelo conjugando el liderazgo de la Administración Pública, la complicidad del sector privado y la transmisión de conocimiento desde la Universidad».

Para Morant, la playa de Gandia «necesita nuevos productos turísticos complementarios al sol y playa», aspectos que, en su opinión, permitirían avanzar en el camino de la desestacionalización.

Articular políticas inteligentes

Por su parte, el que fuera responsable del Consorcio Qualifica de la Costa del Sol, Antonio Muñoz, incidió en que «el sector no funciona sólo con la palabra promoción y más promoción, sino que hay que articular políticas de oferta turística inteligentes y adecuadas para posicionarse como destino». La mesa redonda fue moderada por Antoni Bernabé, exdirector general de Turespaña y secretario de Turismo del PSOE.

Compartir el artículo

stats