Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avanzado en transparencia

Los límites de acceso a la información los marca otra ley, la de Protección de Datos, herramienta en la que se amparan muchos ayuntamientos para negar documentación

El ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna se ha convertido, un año antes de que se aplique la ley de transparencia aprobada en 2013, en una de las administraciones más transparentes de la Comunitat Valenciana. En los últimos años, el consistorio vallero ha puesto a disposición de los vecinos una serie de herramientas que sirven para buscar, recabar o solicitar cualquier documento que tenga que ver con la acción municipal.

A través de la página web, existen varias vías en la dación o recepción de la información. Estas pueden ser de manera activa, es decir, que la administración es la que, sin ser demandada, ofrece la información en el portal municipal. La otra, es la reactiva. Es decir, cuando es el ciudadano el que requiere algún tipo de información.

La novedad en este sistema se encuentra en que no es necesario exponer ningún motivo por parte del vecino para solicitar los datos en los que esté interesado. Además, se trata de una información que el ciudadano recibe de manera totalmente gratuita.

Una vez realiza la petición, la información se envía a un correo personal, una dirección postal o cabe la posibilidad de que directamente sea incluido en la propia página web local si se considera que dicha información puede ser de interés general para todo el municipio.

En el mismo portal se pueden consultar, así mismo, todo tipo de convenios que el ayuntamiento tiene suscritos con las diferentes entidades locales, subvenciones e incluso las decisiones que el ayuntamiento ha tomado, sea por vía plenaria, resoluciones de alcaldía o cualquiera de las tenencias de alcaldía.

Javier Brines, uno de los responsables de poner en marcha esta iniciativa, señala que este proceso supone «un paso adelante en la comunicación que debe existir entre una administración y el ciudadano. Entiendo que todos deben saber qué decisiones se toman y en qué se gasta el dinero de los ciudadanos, además de conocer textos y resoluciones que afectan a nuestro municipio».

Como en la mayoría de los casos, hay límites. El ayuntamiento deja claro que la información solicitada «no se tenga que elaborar expresamente para el demandante, es decir, que se entregará, por ejemplo, qué coste ha tenido una actuación en concreto, pero no se puede dar un detalle global, por ejemplo, de qué han costado las fiestas patronales», matiza Brines.

Otra de las novedades es la que se refiere a la publicación por parte de los concejales, cualquiera de los 17, de una información que ha demandado previamente. En este caso sí que se publica el nombre del demandante, que sería el del concejal en cuestión.

Para el alcalde, Jordi Juan, «la transparencia es una conducta que debe ser normal y usual. Hemos hecho un gran esfuerzo en que la información pública se difunda de manera veraz, íntegra y objetiva».

Compartir el artículo

stats