Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con un debate basta

Arturo Torró anuncia que no volverá a sentarse con la socialista Diana Morant tras el cara a cara del viernes pasado

Con un debate basta

Con un debate basta

No habrá más debates entre Arturo Torró y Diana Morant. Después del cara a cara que los líderes del PP y del PSPV-PSOE de Gandia mantuvieron la noche del viernes, el alcalde dijo ayer que considera «tramposa» a la candidata socialista y que no volverá a sentarse con ella. Se ha roto, por lo tanto, la esperanza de que durante la próxima campaña electoral los ciudadanos tengan la oportunidad de ver frente a frente a las dos personas que más posibilidades tienen de ser alcalde.

El anuncio lo hizo el número dos del Gobierno de Gandia, Víctor Soler, quien, tomando las palabras de Torró, reprochó a Diana Morant que esquivara del auténtico motivo del debate del viernes y que aprovechara la contienda política entre ambos para «atacar» la figura del alcalde.

En un intento de desacreditar los argumentos de Morant, Torró registró ayer en el ayuntamiento una serie de documentos contables «auténticos» sobre la situación económica del municipio, e instó a su contrincante a hacer lo mismo con los números presupuestarios que utilizó en el debate.

Diana Morant, que también acusó a Torró de «falsear» sus datos, le respondió señalando que sus informes económicos los había obtenido de funcionarios municipales y que no los iba a registrar en el ayuntamiento porque quiere evitar que el alcalde «culmine la amenaza» hacia las personas que se los facilitaron.

Más allá del rifirrafe político sobre los documentos, las cuentas y la posibilidad o imposibilidad de elaborar un presupuesto legal de un ayuntamiento en bancarrota, la sensación de que Diana Morant fue la ganadora del cara a cara del viernes se extiende entre la clase política local, incluso entre representantes del PP de Gandia.

De hecho, enterada de que Torró ya no quiere volver a debatir con ella, Morant rechazó la acusación de «tramposa» y le respondió al alcalde que el motivo real de su decisión es que salió mal parado de ese cara a cara. «Arturo Torró perdió el debate y ahora tiene miedo de volverse a medir conmigo», dijo la líder socialista.

Como publicó Levante-EMV el sábado pasado, Morant consiguió marcar la pauta del debate, mostrándose más calmada y tranquila que el alcalde. Además, la candidata socialista esquivó las insistentes peticiones de Torró para que dijera cómo hacer el presupuesto municipal y solo entró a desgranar ese aspecto en los últimos minutos de la confrontación. El resto del cara a cara lo usó para criticar la política económica del líder del PP, a quien responsabilizó de haber llegado a los 300 millones de euros de deuda. Y además tuvo suerte de que el alcalde, en un momento de acalorada discusión, reconociera que la empresa pública municipal, IPG, cuenta con «enchufados» del PP. Un error que el PSOE ya está difundiendo a los cuatro vientos.

Compartir el artículo

stats