Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hallan en su casa de Guardamar a una mujer fallecida hace 2 semanas

Los vecinos llamaron a la Guardia Civil de Oliva al percatarse del fuerte olor y de que no la veían Un ciudadano alemán también fue hallado sin vida en las instalaciones de un cámping de Oliva

La Guardia Civil de Oliva halló a media mañana de ayer el cuerpo sin vida de una mujer de 65 años que, según todos los indicios, hace al menos dos semanas que había fallecido sin que nadie se percatase de esta situación. Los hechos ocurrieron en su apartamento, situado en un edificio de la pequeña localidad de Guardamar de la Safor.

Fueron los vecinos del edificio situado en el número 6 de la carretera Nazaret-Oliva quienes expresaron que desde hace varios días sospechaban de que algo raro ocurría porque de ese piso se desprendía un fuerte y desagradable olor y a la mujer nadie la había visto en mucho tiempo.

Al dar el aviso con esas explicaciones, una patrulla de la Guardia Civil de Oliva se personó en el lugar, accedió a la vivienda y se encontró con la mujer sin vida. Fuentes consultadas por este periódico señalan que todo apunta a que pudo sufrir un accidente doméstico hace al menos dos semanas y que a consecuencia del mismo pereció sin haber tenido la posibilidad dar el aviso a nadie.

Situaciones como esa se producen con cierta frecuencia entre personas ancianas o impedidas que viven solas, de ahí que las autoridades aconsejan que dispongan de sistemas de comunicación rápidos y de fácil manejo para advertir si sufren algún tipo de accidente.

Según indican vecinos que hablaron con este periódico, la fallecida, de nombre Esperanza, tenía familiares en Pamplona, pero no mantenía un trato diario con ellos, de ahí que nadie haya dado la voz de aviso hasta que el fuerte olor hizo sospechar de lo que fatalmente acabó por confirmarse.

Cuando se esperaba un equipo de los servicios funerarios para sacar el cuerpo de la vivienda de Guardamar, se dio otro aviso de que una persona había sido hallada muerta en un cámping situado junto al río Molinell, en el término municipal de Oliva.

Agentes de la Guardia Civil también se presentaron en el lugar y comprobaron que el hombre, un ciudadano alemán de avanzada edad, había fallecido por causas naturales, a expensas de lo que determine el resultado de la autopsia que se practicará.

Los responsables del cámping olivense y los agentes de la autoridad informaron ayer de lo sucedido a los familiares de este ciudadano alemán para que dispongan lo que consideren sobre el cuerpo del infortunado.

Compartir el artículo

stats