Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Torró cambia el proyecto del parque de Sant Pere y no pondrá cemento en los accesos

El gobierno local del PP cede a la presión vecinal y opta por aplicar tierra compactada en los actuales viales y en los dos nuevos que se abrirían - La Policía Local vuelve a cerrar la única puerta abierta y los concentrados salen pacíficamente

Torró cambia el proyecto del parque de Sant Pere y no pondrá cemento en los accesos

Torró cambia el proyecto del parque de Sant Pere y no pondrá cemento en los accesos

El gobierno de Gandia, en boca de los concejales Guillermo Barber y Toni Abad, anunció ayer una modificación sustancial en el proyecto de reforma del parque de Sant Pere que consiste en la renuncia a poner hormigón armado y baldosas en los dos accesos principales a esta zona verde y en los otros dos que se pretenden abrir hacia otras tantas nuevas puertas que desembocarían a las calles Molló y Damià Forment.

Aunque Barber y Abad no pronunciaron la palabra «modificación» para referirse a este cambio, quizás para evitar que se interprete como una pequeña victoria de los manifestantes, lo cierto es que la supresión del hormigonado de estos accesos supone una considerable concesión a quienes desde el primer momento han rechazado el nuevo diseño del Ayuntamiento de Gandia para este parque de 18.000 metros cuadrados.

En vez de poner una base de hormigón armado y baldosas encima, el Ayuntamiento de Gandia opta ahora por aplicar tierra compactada, lo mismo que hay ahora, pero mejorando la nivelación y evitando los baches. Esa actuación podría considerarse como una simple mejora o mantenimiento de los accesos, sin variar la naturaleza de los mismos.

Ante la insistencia de los periodistas para que aclararan si efectivamente no se usaría cemento en este nuevo proyecto, Barber ratificó que ese material únicamente se aplicaría en aquellos puntos deteriorados de las aceras que flanquean los accesos. Es decir, solo donde donde ahora ya existe hormigón se repararía con hormigón.

Esta enésima modificación del proyecto de reforma y mejora del parque de Sant Pere se resume en la apertura de dos nuevas puertas que se suman a las tres existentes, la instalación de dos áreas de juegos infantiles y para gimnasia de personas mayores, la mejora del drenaje de aquellos lugares donde se acumula el agua y la retirada del cemento de la pista de skate para convertirla en zona verde.

Como ya publicó este periódico el pasado 24 de enero, ni se rebajan las lomas de tierra y vegetación tan características de esta zona verde, ni se corta ningún árbol. Únicamente se trasplantan cuatro ejemplares situados en el acceso por la calle de Gregori Maians para sustituirlos por plátanos que proyecten más sombra en verano.

El proyecto tiene ahora un presupuesto de 230.000 euros, superior al anterior, que aportaría íntegramente la Diputación de Valencia, otra novedad apuntada ayer por los dos concejales del gobierno local.

Asamblea de Salvem el Parc

Ante esta modificación, la asamblea de Salvem el Parc, reunida anoche, mantuvo su postura de pedir al alcalde que publique el proyecto definitivo y su presupuesto, permita presentar alegaciones y dialogue directamente con ellos.

Sobre el terreno, durante la jornada de ayer se produjo una situación un tanto extraña. Agentes de la Policía Local, que reciben órdenes del alcalde, Arturo Torró, acudieron al parque y pidieron abrir las dos puertas que están cerradas. Los concentrados anunciaron que se iban a negar a apartarse de ambos accesos y entonces los agentes optaron por cerrar la puerta que sí permanecía abierta desde la tarde del pasado jueves y que permitía el acceso de los ciudadanos a la zona verde. Ante la orden de desalojar, los concentrados salieron pacíficamente «para que nadie nos acuse de haber secuestrado el parque», indicaron en respuesta a la acusación que les lanzó el alcalde.

Compartir el artículo

stats