Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diez mil voces por un futuro en valenciano

Cerca de 10.000 personas llenan las calles de l'Alqueria de la Comtessa en la XXVII Trobada d'Escoles en la Safor-Valldigna

Diez mil voces por un futuro  en valenciano

Diez mil voces por un futuro en valenciano

Bajo de un sol de justicia durante la tarde y a pesar del puente de mayo, cerca de 10.000 personas, según la organización, participaron ayer en la XXVII Trobada d'Escoles en Valencià de la Safor-Valldigna, que volvió a acoger el municipio de l'Alqueria de la Comtessa, donde ya se celebró la edición de 2002.

Los actos comenzaron a media tarde, con un un pasacalle hacia la plaza Major que abría el «campanomóvil» de la Associació de Campaners, la Colla de Dolçainers i Tabaleters Corda Curta y una «geganta» que representa a la condesa Beatriu d'Urrea, de la familia Centelles y de la que toma el nombre el pueblo. Tras ellos, sendas pancartas; una sostenida por niños con el lema «Som el futur» y otra con el lema de esta edición, «L'escola que volem». Entre los políticos destacó una nutrida representación de cargos públicos y orgánicos del PSPV-PSOE, así como alcaldes de diferentes localidades y el presidente de la Mancomunitat de Municipis de la Safor, Gaspar Pérez. Tras ellos desfilaron los alumnos, padres y maestros de las 55 escuelas e institutos de la comarca que después montarían los talleres vespertinos.

En total la Trobada contó con 48 expositores, entre entidades, editoriales y asociaciones del pueblo.

En el turno de los discursos, el alcalde, el socialista Salvador Femenía, apuntó que en el sistema educativo valenciano «no caben más recortes, ni precariedad, ni imposiciones absurdas», y abogó por el «plurilingüismo». Por su parte, el representante de Escola Valenciana, Vicent Font, señaló que el nuevo Consell que se constituya tras los comicios debe estar «atento» a las reivindicaciones que desde hace décadas viene reclamando Escola Valenciana.

La Trobada acabó por la noche con la actuación del grupo Rodamons y el espectáculo «Petiteses». Como antesala del encuentro, el jueves pasado se entregaron los Premis Sambori, donde en su 17ª edición participaron más de 6.000 alumnos de 48 centros de la Safor.

Tras la «trobada» de ayer las fiestas por la lengua de Escola Valenciana hacen una parada hasta después de las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo, para no interferir en la campaña. Todavía quedan por celebrarse tres de ellas; el 30 de mayo en Benetússer, y el 6 de junio, en el que se realizarán las dos últimas en Santa Pola, y en la Canyada-Camp de Mirra.

Compartir el artículo

stats