Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las urnas deciden si universidad pública o privada

La oposición rechazó que el alcalde del PP anulara el convenio con la UV para ceder el edificio a la católica

La apertura de una sede universitaria en el antiguo edificio de Correos de Gandia dependerá de dos aspectos. Por una parte, y quizás el más importante, el dinero, dado que, bien el ayuntamiento bien la institución beneficiaria tendrían que poner no menos de siete u ocho millones de euros para poder reconvertir ese viejo inmueble en un moderno centro de docencia.

En segundo lugar, y siempre que exista un interés real por parte de las universidades, los ciudadanos de Gandia decidirán con su voto del próximo 24 de mayo si el edificio de Correos se entrega a una institución pública, como es la Universitat de València, o a una privada, como es la Universidad Católica de Valencia.

Los dos grupos de la oposición, PSPV-PSOE y Compromís, mostraron su sorpresa y su rechazo a que el Ayuntamiento de Gandia entregue un edificio público a una universidad privada.

El acuerdo definitivo con la Universidad Católica no se ha firmado, mientras que la Universitat de València en ningún momento ha reconocido que se haya roto el compromiso que firmó en 2010 para disfrutar de ese mismo edificio.

Así, es obvio que se trata de un proceso que deberá cerrar la próxima corporación municipal y el próximo gobierno que surja de las urnas. Si depende de socialistas y de Compromís, la apuesta será la universidad pública, sin cerrar ninguna puerta a un posible acuerdo con la Católica, si es que tiene la intención de instalarse en la capital de la Safor.

Si el PP gana los comicios y Arturo Torró repite como alcalde, lo lógico es que siga adelante con su planteamiento y el edificio de Correos se convierta en la sede de la Universidad Católica. En cualquier caso, siempre que haya dinero para financiar las obras.

Compartir el artículo

stats