Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis de la transparencia de portales municipales

Solo Gandia y la Font publican todos los pagos a proveedores en sus páginas web

La capital comarcal presentó la pasada semana un portal de transparencia y Oliva, por su parte, muestra la información sobre el alcalde y concejales pero no saca a la luz las facturas, de momento

Solo Gandia y la Font publican todos los pagos a proveedores en sus páginas web

Solo Gandia y la Font publican todos los pagos a proveedores en sus páginas web

Ser cien por cien transparentes, que los vecinos sepan dónde va a parar cada uno de los euros que pagan por sus impuestos, es, posiblemente, el máximo exponente de la transparencia, una quimera que algunos de los nuevos alcaldes surgidos de las elecciones del pasado 24 de mayo se han propuesto cumplir durante esta legislatura. La intención de demostrar que la gestión de sus equipos es cristalina y no esconde ninguna sombra.

Sin embargo, aunque actualmente se puede encontrar mucha más información en las páginas web de los ayuntamientos que hace unos años, en parte porque la ley obliga a ello, solo dos, los de Gandia y la Font d'en Carròs, han dado ese paso más allá de lo que cubre la legislación y cada mes están publicando los pagos que se realizan a los proveedores, es decir, todos y cada uno de los euros en los que el ayuntamiento invierte el dinero de los contribuyentes.

La transparencia municipal está regulada por dos leyes, una estatal, aprobada el 9 de septiembre de 2013, y otra autonómica, de abril de este mismo año 2015. En ambas se establecen una serie de criterios que los ayuntamientos deben cumplir, como la publicación en sus páginas web de los presupuestos municipales, su grado de ejecución y el cumplimiento de la estabilidad, las retribuciones de los altos cargos y personal de confianza, el plazo medio de pago a proveedores, el inventario de bienes y derechos del ayuntamiento, los gastos de caja fija, que es el dinero del que dispone el alcalde y los concejales para hacer frente a ciertos pagos de urgencia, normalmente pequeños, y la relación de subvenciones recibidas o entregadas a entidades municipales.

Sin embargo, ninguna de las dos estipulan de forma explícita la obligatoriedad de hacer públicas las facturas para el pago a proveedores, por lo que esto queda a la voluntad de cada Gobierno. La alcaldesa de Gandia, la socialista Diana Morant, aseguraba la semana pasada, durante la presentación del portal de transparencia que su intención es «ir más allá de lo que marca la ley».

En esta nueva web, a la que se puede acceder desde el site municipal, www.gandia.org, aparecen las facturas desde el pasado mes de septiembre y también toda la relación de proveedores que se contrataron para la Fira i Festes. A esta, se suma otra información adicional a la que exige la ley como es la agenda institucional de la alcaldesa y, pronto, también las retribuciones y la declaración del IRPF de los concejales, tanto del gobierno como de la oposición, que así lo deseen.

En la Font d'en Carròs, como ocurre en Gandia, un banner en su página web municipal lleva al usuario hasta un nuevo apartado en el que todo el que quiera se puede descargar el listado de facturas que mes a mes abona el ayuntamiento a sus proveedores.

A partir de ahí, en los portales de la gran mayoría de los consistorios aparece la información justa que requieren las normativas, como ha podido comprobar este periódico. Oliva ha dado un pasito más al publicar la retribución del alcalde, David González, su currículum, declaración del IRPF, declaración de bienes, nóminas, los viajes que realiza con el coche oficia y los sueldos de los ediles y los asesores pero no las facturas.

Compartir el artículo

stats