Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcalde de Tavernes reconoce que será «difícil» rechazar la gasolinera

Jordi Juan se reúne con los vecinos para explicarles que el ayuntamiento no puede negar la licencia si la empresa cumple la ley Confía en agarrarse a un informe sobre el tráfico para no dar permiso

El alcalde de Tavernes reconoce que será «difícil» rechazar la gasolinera

El alcalde de Tavernes reconoce que será «difícil» rechazar la gasolinera

Entre la resignación y el enfado. De ese modo salieron los vecinos de los dos edificios de Tavernes de la Valldigna que se han puesto en pie de guerra contra la instalación de una gasolinera en un solar contiguo, de la reunión que ayer mantuvieron con el alcalde, Jordi Juan, y otros representantes municipales en el salón de plenos. La conclusión es que, a menos que suceda un milagro, poco se puede hacer para que la actividad acabe instalándose en ese punto si la empresa no desiste.

La solicitud de licencia afecta a la antigua carpintería Incarvi, situada en la avenida de les Germanies, 96.

El encuentro de ayer sirvió, básicamente, para que Juan expusiera, de nuevo, lo que ha venido diciendo hasta ahora, que el Ayuntamiento, como administración, está atado a la ley a la hora de conceder una licencia a un nuevo negocio, en tanto que, si la empresa cumple con todos los requisitos que se estipulan y no existe ningún aspecto legal al que acogerse, no se le puede rechazar el permiso porque se estaría cometiendo un delito que, en el mejor de los casos, le costaría mucho dinero al consistorio en forma de indemnización y, en el peor, podría meter en un lío judicial a los responsables municipales.

Acompañado por el abogado del ayuntamiento, Juan insistió en que la expedición de estas licencias «es un proceso reglado» por instancias superiores. El alcalde vallero explicó que se había puesto en contacto con homólogos suyos que han vivido una situación similar y han logrado paralizar la instalación de gasolineras. «Me recomendaron un cambio en el Plan de Ordenación Urbana, una opción que no es viable, por una parte porque no habría tiempo y, por otra, porque el Estado ha quitado a los ayuntamientos toda competencia cuando se trata de empresas que tienen que ver con los hidrocarburos», señaló.

Así, la única alternativa que les queda a los vecinos, el «clavo ardiendo» al que, en palabras del alcalde, pueden agarrarse, es un informe emitido por la Policía Local de Tavernes en el que no recomienda la instalación de una gasolinera en ese solar por una cuestión de molestias para el tráfico en el municipio, ya que se ubicaría en plena CV-50. En todo caso, es un asunto que aún deben valorar los servicios jurídicos del consistorio.

Todas las palabras del alcalde estuvieron avaladas por el abogado municipal, que, por su parte, se comprometió a estudiar «con lupa» toda la documentación que presente la mercantil y que si en algún aspecto incumple preceptos legales no se le daría licencia. Explicó que esta actividad debe recibir el visto bueno de la Conselleria de Industria.

Jordi Juan apuntó de manera insistente que «no tenemos ningún interés en que esa gasolinera se instale en Tavernes porque no le aporta ningún valor al municipio, y menos si hay unos vecinos a los que les genera preocupación». Se puso claramente del lado de los vecinos y apuntó que «no hemos dado la guerra por perdida».

Los vecinos expusieron sus temores. «Todos los patios de luces del edificio dan a ese solar», apuntaba uno de ellos. Otra mujer lamentaba que «si ocurriera algo grave, en mi edificio hay personas mayores y niños con discapacidad que no podrían salir del edificio».

«Podrían haber hecho más»

Al final de la reunión, este periódico palpó el sentir de algunos de los vecinos. Emilio Santamaría, presidente de una de las comunidades, criticaba que «el ayuntamiento, pese a lo que digan, podría haber hecho más. El alcalde es la máxima autoridad, seguro que puede hacer algo porque lo sabía de antes». El presidente del otro edificio, por su parte, se mostraba más conciliador. «El ayuntamiento no puede hacer nada y si cumple la normativa no habrá más remedio que aguantarse», apuntaba. «Nos han dicho que buscarán todos los resquicios para evitar que acabe instalándose la gasolinera».

Compartir el artículo

stats