Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retraso

Nuevos problemas técnicos paralizan la obra del paseo del espigón de Gandia

Los arquitectos del proyecto han tenido que cambiar algunos materiales para que soporten mejor los temporales marinos. El retraso amenaza que la obra aún no esté finalizada en pleno verano.

Nuevos problemas técnicos paralizan la obra del paseo del espigón de Gandia

Nuevos problemas técnicos paralizan la obra del paseo del espigón de Gandia

La empresa Acciona, que está ejecutando las obras del paseo que se situará sobre el espigón que protege el puerto de Gandia, ha paralizado, por motivos técnicos, esta importante actuación valorada en 1.385.000 euros que fue gestionada por el anterior Gobierno local del PP.

Las obras para cubrir la superficie del espigón sobre el que se asentará el paseo se iniciaron el pasado mes de octubre, pero desde hace al menos tres semanas han quedado paralizadas. Fuentes consultadas apuntan que los arquitectos e ingenieros del proyecto han considerado conviente realizar algunos cambios, que afectan tanto a la base como a los materiales empleados, para que esta obra resista mejor los temporales marinos a los que estará permanentemente sometida.

El problema que ahora se vislumbra es el tiempo que llevará aprobar esa modificación del proyecto, dado que la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), promotora del mismo y entidad que aporta la totalidad del dinero, ha tenido que abrir un procedimiento administrativo. De momento no se ha revelado si este cambio conlleva también un incremento del presupuesto de adjudicación.

Desde el mismo momento en que se concibió esta actuación ya quedó claro que técnicamente iba a resultar compleja. El espigón, de un kilómetro de longitud, se asienta sobre enormes rocas y bloques de hormigón, y para habilitar un paseo es imprescindible asegurar su estabilidad.

El problema surgido ahora es si la APV será capaz de mantener los plazos de ejecución, algo que preocupa en el ayuntamiento, dado que la intención es que esté acabado antes del próximo verano y que no llegue ese periodo de máxima afluencia de visitantes a la playa con el espigón cerrado.

El plazo de ejecución de las obras es de siete meses, de manera que, al iniciarse el pasado octubre, deberían estar concluidas entre finales de mayo y principios de junio. La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, ya se ha interesado por esta paralización y sus motivos, pero se desconoce la envergadura del retraso que supondrá en su finalización.

Otro problema añadido

Este será uno más de los inconvenientes que ha sufrido el proyecto. Cuando se presentó por parte del exalcalde Arturo Torró y el expresidente de la APV, Rafael Aznar, se auguró que estaría finalizado el pasado verano. Sin embargo, los expertos en proyectos que afectan al mar que supervisaron los planos y los materiales que se iban a utilizar consideraron necesarias algunas modificaciones, entre ellas una consolidación de la escollera para garantizar la estabilidad del futuro paseo.

El Ayuntamiento de Gandia también se ha comprometido a establecer un protocolo de seguridad sobre los usos de este paseo. La Policía Local procederá a cortar y, en su caso, desalojar a los viandantes en el momento en que las condiciones meteorológicas así lo recomienden. En ese lugar los duros temporales de levante generan vientos que entran con mucha fuerza y, pese al bello espectáculo que se genera en los rompientes de la olas, no es en absoluto recomendable que haya personas que podrían ser arrastradas por la fuerza del viento o por alguna ola que rebasara la escollera.

Compartir el artículo

stats