Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se acabaron las buenas palabras

El Ayuntamiento de Gandia anuncia que a partir de la próxima semana empezará a sancionar a quienes no recojan las heces de sus perros La cuantía de las multas asciende a 300 euros

Se acabaron las buenas palabras

Se acabaron las buenas palabras

El que avisa no es traidor y el Ayuntamiento de Gandia ahora sí que va en serio. Atrás queda la labor de pedagogía, las palabras e información y llega el momento de pasar a la acción. Desde ya, cada persona que no recoja los excrementos que sus mascotas depositen la vía pública serán denunciados si son pillados por algún agente.

Así lo anunció ayer la concejala de Seguridad Ciudadana, Àngels Pérez, que compareció junto al inspector de la Policía Local, José Félix Mendieta, para anunciar el estricto cumplimiento que, a partir de ahora, se va a exigir de la ordenanza que regula este tipo de cuestiones y que hasta el momento no se había aplicado en toda su dureza.

Las sanciones para los propietarios de las mascotas pueden ascender hasta los 300 euros, una cantidad lo suficientemente importante como para cumplir con las normas que fija el ayuntamiento.

En los últimos meses, los agentes han llevado a cabo una labor de vigilancia en determinadas zonas de la ciudad donde, según señaló ayer Pérez, «habíamos detectado falta de civismo por parte de algunos propietarios que repercutía no solo en la limpieza de nuestras calles sino que afectaba en algunos casos en la misma convivencia vecinal».

Durante esas labores, han llevado a cabo casi 90 actuaciones en los barrios de Corea, la zona de paseo-Beniopa, plaza Elíptica, Grau y playa. Estas se han limitado a informar a los propietarios de los perros de la infracción que estaban cometiendo pero sin formular la correspondiente denuncia.

Eso cambiará la próxima semana, a partir de la cual se empezará a aplicar la normativa y a multar a los infractores.

«Desde el minuto uno de la legislatura hemos pretendido establecer parámetros de diálogo y amabilidad en la relación de la Policía Local con la ciudadanía, pero llegados a este punto y por el bien general de la ciudadanía y la limpieza de nuestras calles, iniciaremos el proceso sancionador», apuntó Àngels Pérez.

La edil aclaró que en aquellos puntos en los que se ha llevado a cabo un control más intenso «hemos notado ya los primeros resultados, ya que se han reducido de forma apreciable las deposiciones pero, aún así, somos conscientes de que algunos propietarios no cumplen con todas las obligaciones que representa el tener una mascota».

La campaña no se ha centrado solo en la cuestión de los excrementos. La edil aclaró que también se ha informado a los vecinos de que todos los animales tienen que llevar su collar, la correa y disponer del correspondiente chip de identificación, además de estar censados, «sobre todo los potencialmente peligrosos, que deben ser paseados por personas que los puedan controlar y deben llevar puesto el correspondiente bozal».

Por su parte, el inspector de la Policía Local pidió colaboración ciudadana e instó a los vecinos de Gandia que detecten este tipo de comportamientos a que los comuniquen, bien llamando directamente a la central o informando al policía de barrio de su zona.

En la pasada legislatura, Gandia adquirió dos vehículos para la limpieza de excrementos. En algún momento incluso se habló de instaurar un impuesto a los dueños de perros.

Compartir el artículo

stats