Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Estaba seguro de que no había delito»

Para el alcalde vallero, la decisión «era la esperada» y acusa al PP de querer «menoscabar» su imagen

El alcalde de Tavernes de la Valldigna y diputado en las Corts por Compromís, Jordi Juan, dijo ayer que el archivo de la denuncia que el PP había presentado contra él era «lo que se esperaba» porque «estábamos convencidos de que no había actitud delictiva».

Para el munícipe vallero, todo fue «una estrategia política del PP para menoscabar mi imagen como representante del pueblo y también la imagen de Compromís». Esta actitud, prosiguió Juan, «solo buscaba tapar los casos de corrupción que pesan sobre su partido y también la mala gestión en las administraciones. Todo son maniobras de distracción, como lo hicieron con el alcalde de Valencia, Joan Ribó, o el de la Font de la Figuera».

Si bien, el dirigente nacionalista señaló que «se podrían haber hecho las cosas mejor en aquel viaje», también recordó que «los errores se subsanaron», algo que «el PP sabía pero le dio igual, porque buscaban hacer daño».

La Fiscalía Provincial ha estudiado toda la documentación enviada por el alcalde. Los expedientes de los gastos de aquel viaje y también las facturas que confirmaban que finalmente habían sido satisfechos por los propios ediles.

Palomares: «Hicimos lo correcto»

La portavoz del PP en Tavernes de la Valldigna, Eva Palomares, indicaba, por su parte, que «desde nuestro partido respetamos todas las decisiones judiciales». La concejala se mostró convencido de que «hicimos lo correcto porque vimos irregularidades». Recuerda que los concejales del gobierno «pagaron las facturas y la multa cuando lo denunció el PP». Los abogados estudian ahora si emprender otras acciones legales contra el primer edil vallero por el asunto de Atapuerca.

Compartir el artículo

stats