Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estudio acústico

Un nuevo mapa del ruido en Gandia determinará si se restringe el tráfico

El ayuntamiento realza el diagnóstico en distintos puntos de la ciudad para renovar el que se hizo en 2003. El análisis, que se conocerá en 3 meses, también se centrará en los locales de ocio del Prado

Un nuevo mapa del ruido en Gandia determinará si se restringe el tráfico

Un nuevo mapa del ruido en Gandia determinará si se restringe el tráfico

El Ayuntamiento de Gandia ha iniciado mediciones de sonido hasta en 70 puntos distintos de la ciudad con el objetivo de crear un mapa del ruido y conocer la realidad de un problema que afecta a miles de vecinos para poder luchar contra él de forma efectiva.

El objetivo es elaborar un plan acústico para renovar el actual, que data del año 2003. Una vez se disponga de los resultados del análisis, el Gobierno local estudiará las posibles soluciones que se pueden aplicar para que Gandia se convierta en una ciudad sin ruido y que cumple los parámetros que marca la ley.

Entre estas medidas no se descarta que se pudiera restringir la circulación de vehículos en algunas zonas del centro, como reconoció el director general de Urbanismo, Vicent Mascarell, a preguntas de este periódico. También se podría endurecer la postura respecto a los locales de ocio de la plaza del Prado, uno de los puntos más conflictivos de la ciudad en lo que al ruido respecta, o dejar de conceder licencias de apertura en esa zona, entre otros.

Junto a Mascarell compareció el concejal de Movilidad, Xavier Ròdenas. Este habló de herramientas «más modernas» para luchar contra el ruido. Habló de unos medidores de ruido que se instalan en la calle y mediante una luz indica si se están sobrepasando los niveles permitidos.

En todo caso, ambos remarcaron que son cuestiones que se estudiarían después de conocer los resultados de las mediciones que ahora se realizan y, sobre todo, saber si el ayuntamiento dispone de rescursos para poner en funcionamiento estas medidas.

La primera fase del análisis ya está en marcha y se centrará en la ciudad de Gandia. La segunda medirá el ruido que se genera en los polígonos industriales y en la playa. En este último caso, el estudio se llevará a cabo durante el verano, ya que, como indicó Mascarell, «los principales problemas se tienen durante la temporada estival y no tenía sentido realizarlo durante el invierno».

Las mediciones comenzaron hace diez días y durarán tres semanas más. Se analizarán las grandes vías, los aforos de coches y se llevará a cabo un estudio específico de la plaza del Prado y calles adyacentes. «Somos conscientes de que en esta zona durante los últimos años se genera ruido vinculado al ocio y por ello se analizará de manera más exhaustiva, centrándonos en los fines de semana», afirmó el responsable de Urbanismo.

Esta iniciativa, según indicaron los dos responsables políticos, se enmarca dentro de las directrices del ejecutivo local «para combatir el ruido, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y hacer la ciudad cada día más sostenible». Se estima que el resultado se conocerá en tres meses.

Para esta primera fase, el ayuntamiento destinará 30.000 euros. «El estudio fue una de las últimas incorporaciones a las cuentas de este año. Los compromisos electorales se materializan cuando aparecen en los presupuestos y esta es una nueva muestra de la dirección que tiene marcada el actual gobierno», señaló Mascarell.

El trabajo ha sido contratado a la empresa local Acustel. «Qué mejor que dirigirnos a una de las compañías punteras pra realizar este estudio, y más siendo de Gandia», indicó Mascarell.

Compartir el artículo

stats