Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gandia también decide en Ecuador

La votación tendrá lugar en la Universitat Politècnica de València, en el campus de Tarongers de la capital autonómica La cita también servirá para los reencuentros

Gandia también decide en Ecuador

Gandia también decide en Ecuador

El próximo domingo, Ecuador elige al que será el sustituto del actual presidente, Rafael Correa, que, como marca la constitución, no puede optar a un tercer mandato. Más de 15 millones de personas están pendientes de esa cita en el interior del país. Pero otros muchos miles siguen el proceso desde la distancia. En toda la Comunitat Valenciana, por ejemplo, hay más de 50.000 ecuatorianos, en la capital, València, 14.000, mientras que en la ciudad de Gandia suman más de 1.500.

Como sus compatriotas, los emigrantes también hacen campaña en las ciudades en las que viven. En Gandia hay zonas donde se pueden ver carteles electorales que piden el voto en favor del partido de Lenin Moreno, del mismo partido que Correa.

Al menos en la capital de la comarca de la Safor, el apoyo a la continuidad del actual gobierno es mayoritario. «El país ha avanzado a pasos agigantados en estos años con Correa, por eso queremos que sigan en el poder, para que acaben esos proyectos que están empezados porque si hay un cambio de mandato que no sea del mismo partido estos temas se paralizarán», señala a este periódico Miguel Burgos, representante de la comunidad en Gandia.

Quienes pretendan participar en la votación deberán desplazarse hasta València el domingo, en concreto a la sede de Tarongers de la Universitat Politècnica de València (UPV). De momento, no hay previsto que se fleten autobuses y cada uno deberá viajar con sus propios medios (autobús, tren, coche, etc). «Estamos buscando a alguien que colabore con nosotros y ponga un autobús. Lógicamente para el desplazamiento, no podemos ni queremos influir en el voto de cada uno», apuntaba Burgos.

Respecto a la incomodidad que puede suponer ese viaje y el hecho de que pueda echar atrás a más de uno, este ciudadano señala que «la gente está animada» porque, además de votar, «también es un día para socializarse, para el reencuentro de familiares y amigos». «Por ejemplo -señalaba- yo conozco un caso de una persona que vive en Gandia y otra en Peñíscola y aprovecharán el domingo para verse».

Se vota mediante una papeleta en la que aparecen las caras de todos los candidatos -hay una docena- y, bajo sus caras, los nombres que forman las listas. Según explica, el sistema electoral ecuatoriano permite dar apoyo a personas de cada candidatura de forma indistinta. «Es un sistema que creo que debería aplicarse España porque, de ese modo, si hay algún corrupto se queda fuera, la gente no le vota. En España no ocurre esto», indica Miguel Burgos.

¿Y por qué la gran mayoría de ecuatorianos de Gandia van a votar el continuismo de Correa? Sobre todo, explica, porque las políticas migratorias impulsadas por el actual Gobierno les favorecen. Por ejemplo, señala, «tenemos el retorno voluntario, han eliminado los aranceles a los migrantes y eso es muy favorable para nosotros porque te puedes llevar tu menaje, tu coche si tiene menos de cuatro años o un valor máximo de 20.000 dólares, que ahora van a ampliar a 25.000, y nos han dado un respaldo jurídico para cuestiones hipotecaria, algo que no hace ningún otro país». En definitiva, señala, «este pueblo no está desamparado», señalaba.

Campaña en Gandia

Para conseguir su objetivo, el colectivo de la capital de la comarca de la Safor está llevando a cabo diferentes actos de campaña. Como es lógico, estos están dirigidos a ciudadanos de este país. «Nos organizamos mediante comités y hacemos reuniones. Hemos tenido la suerte de que nos han cedido espacios públicos desde el Ayuntamiento de Gandia para poder hacer los actos», señala Burgos. «Les explicamos a los que acuden a estos encuentros el cambio que ha experimentado el país en los últimos años con el presidente Correa, una situación que muchos no pueden ver porque no han regresado pero que los que sí que hemos vuelto hemos podido apreciar».

Este ciudadano reconoce que a Ecuador «aún queda mucho para llegar a ser un país desarrollado», como España, porque «no se puede conseguir todo el avance en solo diez años, se necesitan por lo menos 25».

Compartir el artículo

stats