Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 16.000 edificios de la comarca superan los 50 años de antigüedad

Alrededor de 4.500 de estos inmuebles están obligados a pasar la inspección durante este mismo año - Para tener acceso a ayudas para la rehabilitación las comunidades de propietarios deben presentar este informe técnico

Más de 16.000 edificios de la comarca superan los 50 años de antigüedad

Más de 16.000 edificios de la comarca superan los 50 años de antigüedad

Todos los inmuebles de viviendas colectivas que superen los cincuenta años de antigüedad desde que fueran construidos están obligados a someterse a la llamada ITV de edificios, un trámite cuyo objetivo es comprobar el estado en que se encuentran y evitar posibles incidentes que pueden resultar graves.

No es algo nuevo. La ley que así lo indica, que es estatal, fue aprobada en el año 1994 pero su aplicación no es todo lo estricta que debiera. Ni siquiera el hecho de que las administraciones hayan puesto en marcha programas de ayuda a la rehabilitación para incentivar que los propietarios de inmuebles de ese tipo cumplan con la noramtiva favorecen su cumplimiento.

En la comarca de la Safor, existen alrededor de 4.500 edificios que este mismo año deberían someterse a esa inspección. Son aproximadamente los que se construyeron allá por 1967, según los datos que recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En total, según los mismos datos, en la suma de los municipios de más de 2.000 habitantes hay 16.164 edificios que superan ya los 50 años y que ya debeberían haberse sometido a esas inspecciones. Estas cifras son aproximadas, ya que el INE recoge el número de edificios agrupados en quinquenios, es decir, que los que este año deben someterse a control se encuentran en el grupo que va de 1961 a 1970.

En principio, la iniciativa para llevar a cabo la inspección debe surgir de la propia comunidad de propietarios, que es la que tiene la obligación de contratar y correr con los gastos del trabajo que lleven a cabo los técnicos. Estos elaboraran un informe basado en los distintos parámetros que marca la Ley. La administración debe encargarse de velar porque esas inspecciones se lleven a cabo. En caso de inoperancia por parte de los propietarios, el Ayuntamiento puede incluso entrar en el edificio mediante mandato judicial para llevar a cabo la inspección. El informe tiene una validez de diez años y transcurrido ese tiempo tiene que volver a realizarse el control.

Por municipios, Gandia es el que mayor número de edificios de más de 50 años acumula, con 3.721, según recoge el censo de población y viviendas de 2011.

En la capital comarcal, los inmuebles que este año deben someterse a la ITV están alrededor de los 1.300, mientras que en Oliva deben hacerlo 889 y en Tavernes de la Valldigna 692.

Este municipio es el único en toda la comarca de la Safor que actualmente cuenta con una ordenanza propia de inspección de edificios de más de 50 años. Esta fue aprobada en el pleno de este mismo mes de febrero y aunque supone una adaptación de la ley estatal a la realidad municipal, supone una declaración de intenciones a la hora de endurecer su postura en lo que respecta a la exigencia por parte del Ayuntamiento a las comunidades para que cumplan con lo que estipula la normativa.

Esta cuestión preocup al consistorio, en tanto que, como señaló el concejal de Urbanismo, Josep Llàcer, el 60% de edificios de la localidad superan el medio siglo de antigüedad.

Compartir el artículo

stats